Mapa de recursos


El Vino y la Tierra

Añadir a digg | Añadir a technorati | Añadir a wikio | Chuza esta nova | Añadir a Menéame | Añadir a Del.icio.us | Añadir a Yahoo | Añadir a tuenti | Añadir a fresqui | Añadir a facebook | Añadir a newsvine | Añadir a stumbleUpon | Añadir a spurl | Añadir a blinklist



 

Los viñedos crecen en las Riberas del Miño desde la época romana.

Pantón, al Sur de Lugo, en las Tierras de Lemos, es el último municipio lucense que baña el Miño en su trayecto, antes de entrar en la provincia de Ourense. Actualmente es territorio agrícola, que tiene en el vino su principal producto. Y también es zona de interés turístico.

 
Las impresionantes laderas, que configuran uno de los más bellos paisajes gallegos, obligaron al hombre a emprender una heroica lucha con la geografía. Construyó pequeños bancales para poder escalar y poblar de vid inverosímiles pendientes, cuyos frutos perfeccionaron los eremitas que ocupaban los cenobios en el siglo X.
Hoy en día el Amandi, el Mencía o el Godello de la Ribeira Sacra, son vinos que guardan su primitiva esencia, aunque elaborados con las más modernas técnicas, en bodegas que alcanzan fama internacional.
En Pantón nos encontramos con la bodega Casa Moreiras, que cada año embotella 80.000 unidades de Mencía y Godello. Una bodega que lleva en pie desde 1962.
El Turismo es uno de los factores que más contribuyó a la recuperación del patrimonio y ha convertido en estratégico el sector servicios: varias casas de Turismo rural y pequeños hoteles ofrecen buenos alojamientos.
Ejemplos de esto los encontramos en Castillón, donde la Rectoral ofrece una estancia tranquila si quiere acercarse a visitar estas tierras de Pantón. Pero también tenemos a Casa da Vila, otra casona restaurada en la que podrán disfrutar de la calma.
Y si quieren algo diferente podrán alojarse en el Hotel Golf Balneario Aguas Santas, ahí podrán elegir si beneficiarse de sus aguas sulfurosas con propiedades curativas o pasear por su campo de golf de 18 hoyos mientras practican un poco de deporte.
Pero si tan solo quieren beber un poco del agua milagrosa podrán hacerlo pocos metros más allá, en la fuente de Aguasantas. Cuyas aguas, afirman sus vecinos, curan las enfermedades de la piel e incluso los problemas de próstata.
Si nos adentramos en la villa de Ferreira, la plaza del ayuntamiento nos llama la atención, es su máxima referencia urbana, y sus edificios civiles más emblemáticos son pazos como el de Ferreiroá, era conocido como el del bosque.
Pero no es el único pazo del municipio, destaca también el de Reguengo. Se trata de un edificio del siglo XVIII, con magníficos escudos.
Pero no podemos olvidarnos de mencionar el Castillo de Maside, es un claro ejemplo de la arquitectura feucdal del siglo XI.
A cinco Kilómetros de la capital del municipio dirección O Saviñao, llegaremos a un área recreativa donde se puede gozar de magníficas vistas del río Miño, así como de la pequeña isla de Maiorga, a la que podremos acceder a pie en algunas épocas del año si el descenso del nivel del río lo permite.


Comparte esta página o añade un comentario en tu Facebook



Última actividad en Facebook