Mapa de recursos


EL CAMINO FRANCES

Añadir a digg | Añadir a technorati | Añadir a wikio | Chuza esta nova | Añadir a Menéame | Añadir a Del.icio.us | Añadir a Yahoo | Añadir a tuenti | Añadir a fresqui | Añadir a facebook | Añadir a newsvine | Añadir a stumbleUpon | Añadir a spurl | Añadir a blinklist



 

La Ruta Xacobea por excelencia, la mas transitada.

Una eco-ruta impresionante de principio a fin, plagada de bellos espacios naturales. Con una profunda carga espiritual que transmiten las viejas piedras de sus monumentos religiosos. Habitada por gentes hospitalarias acostumbradas a convivir con el caminante. Mágica y monumental. Histórica y legendaria.

 
Picaud describe el trayecto final del Camino Francés –se refiere al recorrido por Galicia- como “un País en el que “abundan bosques, es agradable por sus ríos, sus prados, sus buenas frutas y clarísimas fuentes; es raro en ciudades y villas. Abundan el pan de centeno, los ganados y las caballerías, la leche y la miel, pequeños y grandísimos pescados de mar... Rico en oro y plata, y en tejidos y pieles silvestres, y en otras riquezas.”
Este relato del Códice Calixtino no difiere mucho de lo que el peregrino del siglo XXI podrá encontrar al pié del Camino Francés. Una eco-ruta impresionante de principio a fin, plagada de bellos espacios naturales. Con una profunda carga espiritual que transmiten las viejas piedras de sus monumentos religiosos. Habitada por gentes hospitalarias acostumbradas a convivir con el caminante. Mágica y monumental. Histórica y legendaria.
Tras atravesar las tierras del Bierzo se adentra en Galicia este Camino Francés por el alto do Cebreiro, a 1.300 metros de altitud y a 152 kilómetros de la meta final, en Compostela.
O Cebreiro es pueblo de tradición protohistórica, una aldea prerromana de similares características, por sus construcciones, que las de Ancares. La Iglesia de Santa María la Real es un bello ejemplar prerrománico que forma conjunto con el antiguo Hospital. En su interior expone objetos litúrgicos y un cáliz –incorporado hoy en día al escudo de Galicia- que se vincula a la leyenda del Santo Grial. En O Cebreiro hallará descanso el caminante en un excelente albergue de reciente construcción. Tras pasar el puerto del Poio –el más alto del Camino Francés en Galicia-, entre hermosas y verdes vistas panorámicas –a veces de nieve- , se llega a Triacastela, para cumplir la primera etapa de la ruta francesa por Galicia... También aquí halará el peregrino un magnífico albergue.
Aunque hay quien prefiere terminar la jornada en Samos, en donde los monjes benedictinos mantienen viva la antigua hospedería de uno de los monasterios mas interesantes de España. Esta considerado uno de los mas antiguos de Occidente. Esta joya de la arquitectura monacal está magníficamente conservada.
Tras Samos, se llega a Sarria –la Villa mas poblada del trayecto- , en donde falleció el rey Alfonso IX, su fundador. Sarria tiene un magnífico hotel de cuatro estrellas –además del albergue de peregrinos- y numerosos establecimientos de turismo rural, al pié del Camino, algo que –a partir de aquí- será inherente al Camino hasta la mismísima Compostela.
Portomarín es el siguiente final de tramo, en la Ruta Xacobea mas concurrida. Si el Miño va bajo, dejará al descubierto el originario pueblo que permanece bajo las aguas del embalse de Belesar. En su reconstrucción, a mediados del siglo XX, se conservó la Iglesia de San Xoan, trasladada piedra a piedra hasta su actual ubicación, en este hermosa Plaza. A pocos metros de ella, otro albergue de construcción moderna acogerá a los peregrinos.
El peregrino habrá de llegar después a Palas de Rei, para cubrir la cuarta etapa del Camino Francés en Galicia, atravesando mas y sorprendentes espacios naturales y descubriendo un patrimonio religioso cada día mejor conservado, como la Iglesia de Vilar de Donas, uno de los mejores ejemplos del románico gallego. Para llegar hasta ella hay que desviarse de la Ruta unos 4 kilómetros, que desandaremos hasta Palas de Rei.
Desde aquí partiremos hasta Melide, atravesando paisajes novelescos que describe Emilia Pardo Bazán en los Pazos de Ulloa, que así se llama esta comarca. En Melide, atravesaremos el puente de Leboreiro y Furelos, uno de los mas hermosos tramos de la ruta francesa.Y ya en la Villa, hay que visitar la Iglesia del Espiritu Santo –fundada por los franciscanos- y el templo románico de Santa María. También aquí podrá disfrutar el peregrino de un moderno albergue.
En Arzúa cumpliremos la sexta etapa de esta ruta xacobea, atravesando valles frondosos, llenos de castaños y carballeiras, atravesando ríos por puentes medievales, para llegar a uno de los mas antiguos albergues del Camino: el de Ribadiso.
Aquí estaremos ya en el umbral de Compostela a donde llegaremos atravesando Touro y O Pino, para descansar en el Monte do Gozo, antes de pisar la Plaza del Obradoiro y cumplir el rito Xacobeo en la catedral compostelana.


Comparte esta página o añade un comentario en tu Facebook



Última actividad en Facebook