Mapa de recursos


VIENEN DE PORTUGAL

Añadir a digg | Añadir a technorati | Añadir a wikio | Chuza esta nova | Añadir a Menéame | Añadir a Del.icio.us | Añadir a Yahoo | Añadir a tuenti | Añadir a fresqui | Añadir a facebook | Añadir a newsvine | Añadir a stumbleUpon | Añadir a spurl | Añadir a blinklist



 

Un alto en Chaves y Vidago antes de proseguir nuestra ruta.

Chaves es la ciudad Portuguesa mas próxima. Acogedora y llena de atractivos históricos. El peregrino a Compostela podrá acercarse hasta Chaves y Vidago un típico balneario del siglo XIX en el que recobrar fuerzas para proseguir el camino.

 
Una de las variantes de la vía de la plata portuguesa sale de Faro y en Lamego se bifurca. Un recorrido llega a esta bella ciudad de Chaves y otro a Braga. Y desde Chaves se llega a Verín continuando la vía de la plata.
Chaves y Verín tienen mucho en común por eso está proyectada una autovía que las una. Porque el amplio valle de Monterrei llega hasta Portugal.
Chaves es también motor y corazón del noroeste portugués, hablamos de una ciudad de 41.000 habitantes. Y se debe al agua, porque es una de las más importantes estaciones termales de Europa, y el lugar en el que brota el agua más caliente, a 73 grados.
Fue la acuae flaviae de los romanos. Y esos tiempos no quedan tan lejanos, los mantienen vivos sus termas.
El puente es una construcción grandiosa, que tuvo 6 arcos más, y es el testimonio definitivo de que Chaves fue muy poderosa. Y por debajo de sus arcos el río Támega que sólo tiene un objetivo llegar al río Duero o Douro.
Los gallegos la vistamos ahora por placer. Y nunca mejor dicho porque esta es la sensación que se tiene al recorrer sus hermosas calles, contemplar sus casas de una arquitectura curiosamente tan alejada de la nuestra, entrar en sus tiendas de artesanía.
Hace unas décadas las relaciones entre los gallegos y los de Chaves eran principalmente comerciales, aunque ilegales. El contrabando nutría a ambos márgenes de una frontera. En la actualidad todo es muy distinto.
La capital del Alto Tamega en cada rincón hace la competencia a Versalles.
Y hablábamos de arquitectura porque este es el arte de Chaves y su musa las barandas: un elemento cotidiano convertido en estético. Es el símbolo de las casas trasmontanas y aquí está llevado a sus más altas cotas. Secar las habichuelas o hilar el lino o la lana seguro que adquiría un inusitado encanto en estos barandas.
Y continuando con la arquitectura hay que mencionar la Torre de Homenagem, otra fortaleza militar convertida en museo.
El exponente arquitectónico máximo es este hotel de las Termas de Vidago. El toque definitivo de glamour, las 365 ventanas por cada día del año.
Y donde recala la alta sociedad además de lujo siempre hay un campo de golf.
Cada año pasan por aquí 6000 se podría decir agüistas. Unos por placer, otros por relax, y seguro que muchos otros intentando atrapar una estética, un momento vital que en el calendario ya pasó pero que continua atrapado entre estas paredes.


Comparte esta página o añade un comentario en tu Facebook



Última actividad en Facebook