Mapa de recursos


DE CELANOVA A ORENSE.

Añadir a digg | Añadir a technorati | Añadir a wikio | Chuza esta nova | Añadir a Menéame | Añadir a Del.icio.us | Añadir a Yahoo | Añadir a tuenti | Añadir a fresqui | Añadir a facebook | Añadir a newsvine | Añadir a stumbleUpon | Añadir a spurl | Añadir a blinklist



 

Llegamos a la magnífica Catedral de Orense

A la salida de Celanova, recobramos fuerzas en el Santuario de Nuestra Señora del Cristal. Paramos en Ponte Fechas y desde allí a Merca y a San Ciprián das Viñas. Terminamos nuestra ruta de esta semana caminando por el casco antiguo de Orense y visitando su Catedral :la Capilla del Cristo y el Pórtico del Paraíso son dos auténticas joyas.

 
En la ruta que le ha de llevar a Ourense, el peregrino abandona Celanova por el antiguo camino de salida.
Llega así al Santuario de la Virxe do Cristal, erigido a propósito de una talla de la Virgen encontrada por un labrador, como narra Curros Enríquez en un extenso poema. En el entorno del santuario podemos pasear cerca de un peto de ánimas típico de la zona, para después llegar a Xixín y a las riberas del río Ourille, por donde pasó Frei Martiño Sarmiento en su viaje en 1745.
Así llegamos a Ponte Fechas, un paso del siglo XVII sobre el vigoroso río Arnoia, uno de los más importantes de la provincia de Ourense. Después de un pequeño descanso, estamos listos para continuar hacia Rabal y, después, A Merca.
Hay tanto que ver en esta ruta, y sin embargo no dejan de sorprendernos conjuntos etnográficos como los hórreos que encontraremos en A Merca. Su orientación y estructura es idéntica: pies de piedra, cámara de madera y tejado a dos aguas. Para el caminante son una pista del modo de vida de la zona en tiempos no tan lejanos, cuando se vivía por y para la agricultura.
Una calle empedrada nos lleva de salida hacia San Cibrao de Viñas.
El municipio es conocido por el Parque Tecnológico de Galicia, pero la Vía de la Plata nos lleva a atravesar el centro de la villa y a hacer una parada en la Iglesia de San Ildefonso. La construcción, renacentista, tiene unos curiosos adornos en la fachada principal.
Y al fondo, Ourense.
En las aguas de las Burgas hallará nuevos remedios quien se ha bañado en incontables manantiales. Hay que dejarse perder por las calles de piedra con edificios solemnes que vieron pasear a los “artistiñas”, a los pensadores gallegos del siglo pasado, que acunan a poetas, novelistas y creadores de hoy. Un foro cultural instalado en una ciudad de pasado fidalgo y eclesiástico.
Pero el peregrino devoto no se perderá la visita a la Catedral de San Martiño, como hicieron todos sus caminantes predecesores, que consagraron el templo como “Iglesia de peregrinación”.
A los pies del Santo Cristo, que viajó desde Fisterra, se postraban agradecidos por haber llegado hasta aquí, e invocaban su protección para continuar.
Y se maravillarán una vez más sus ojos ante el Pórtico del Paraíso, sabroso anticipo del compostelano Pórtico de la Gloria.


Comparte esta página o añade un comentario en tu Facebook



Última actividad en Facebook