Mapa de recursos


Camino de Xunqueira

Añadir a digg | Añadir a technorati | Añadir a wikio | Chuza esta nova | Añadir a Menéame | Añadir a Del.icio.us | Añadir a Yahoo | Añadir a tuenti | Añadir a fresqui | Añadir a facebook | Añadir a newsvine | Añadir a stumbleUpon | Añadir a spurl | Añadir a blinklist



 

De Laza a Xunqueira.

Dejamos atrás Laza para llegar a Soutelo Verde, Tamicelas y Santa Maria de Alberguería, uno de los hitos mas importantes de esta ruta y muy cerca Codesedo. Seguimos a Vilar de Barrio, Santa Maria de Bóveda y Vilar de Gumareites. A partir de aquí el camino se conoce como Verea de Santiago y la ruta es ancha con magníficos tramos de piedra hasta llegar a Xunqueira de Ambía, fin de esta estapa.

 
Con mochila al hombro y con nueva energía, los peregrinos se despiden del pueblo de Laza para, paso a paso, acercarse otro poco a las tierras de Compostela.
La vía de la Plata los encamina ahora hacia Soutelo Verde. Nada más cruzar el pontón sobre las aguas del Támega nos recibe la capilla de los Dolores, la primera que encontramos en nuestro recorrido. En ella todavía se aprecia el Peto de Ánimas, que aunque sin la talla, sí conserva la inscripción que desde siempre se encargó de presidirla.
Rodeados por el paisaje propio de esta época del año cruzamos Tamicelas para llegar hasta Alberguería. La piedra nos saluda, y es que hoy por hoy hay ya más casas que vecinos. Alberguería es un hito en esta ruta. Dicen, a pesar de que no hay el menor testimonio documental, que aquí existió una posada y un hospital para el peregrino jacobeo.
Esa es la campana de la iglesia parroquial de Santa María, una construcción románica del siglo XVII y que dentro de su sencillez es de las que conserva en su interior una imagen del Apóstol Santiago.
En su continuación el camino se mete por la parte izquierda de la carretera actual hasta cerca del Monte Talariño, desde donde se divisa al fondo la comarca de la Limia.
No es esta la única cruz de estas características que nos hemos encontrado en la Vía de la Plata. Esta tradición, y la de acumular piedras a su alrededor, hay que vincularla al estacional paso migratorio de los segadores gallegos a Castilla.
Ahora un pequeño homenaje a los guardianes del Camino. Nos dirigimos hacia la localidad de Codesedo.
Desde allí los Caballeros de Santiago protegían a los peregrinos que recorrían este tramo de la también llamada Verea Sur.
Precisamente en esta localidad se encuentra una de las construcciones más impactantes del trayecto. Es el Templo de Codesedo que perteneció a la encomienda de Barra, encargada por la Orden de Santiago. Es una iglesia románica de gran alzada, similar a la de Marín, con torre cuadrada del siglo XVI.
Por términos de O Veredo el camino desciende, para alcanzar cuanto antes el llano de a Limia. Nuestros pasos se unen de nuevo al asfalto para llegar a Vilar de Barrio.
Es un pueblo tan válido como otro para hacer posada, pues desde siempre contó con albergue. En la actualidad, dispone de una modernas instalaciones al servicio del que toma este camino para llegar a Xunqueira de Ambía.
La Vía continúa por las localidades de Santa María de Bóveda y Gumareites. Dos lugares que recobran el aliento en los meses de verano pero que en esta época son testigos de la emigración de sus lugareños.
En Bóveda bien vale la pena pararse un poco, para visitar lo que queda de la casona de uno de los que fueron los Caballeros de Santiago, El Marqués de Bóveda de Limia.
Unos metros más abajo del caserío se encuentra una pequeña capilla que este mismo marqués fundó a inicios del siglo XVIII.
Agotados por la dura travesía pero eufóricos tras haber redescubierto parte de la historia que vaga por estos senderos, los caminantes llegan a Xunqueira de Ambía. Un pueblo que como les mostraremos en unos instantes, goza de una gran riqueza.


Comparte esta página o añade un comentario en tu Facebook



Última actividad en Facebook