Mapa de recursos


Entre Sierras

Añadir a digg | Añadir a technorati | Añadir a wikio | Chuza esta nova | Añadir a Menéame | Añadir a Del.icio.us | Añadir a Yahoo | Añadir a tuenti | Añadir a fresqui | Añadir a facebook | Añadir a newsvine | Añadir a stumbleUpon | Añadir a spurl | Añadir a blinklist



 

Carballiño y Ribadavia son dos de las mas emblemáticas villas de la provincia Orensana.

Nos desviamos de nuestro camino para conocer Carballiño, donde se sigue degustando el mejor pulpo de Galicia y Ribadavía que posee el mas interesante conjunto medieval de toda esta zona. Merce especial atención el barrio judio.

 
El Monasterio de Oseira y su increíble Iglesia románica ya fueron una de nuestras visitas la semana pasada.
Desde Cea por donde pasa el camino, hay una pequeña variante que guía nuestros pasos para que no nos perdamos esta maravilla.
Pero si este es el espíritu que guía nuestro recorrido podemos acercarnos a los territorios sobre los que ejerció influencia el monasterio. Hablamos de Ribadavia y O Carballiño. Para Carballiño hay que desviarse del camino, aunque por aquí pasaban los caminantes procedentes de la comarca del ribeiro.
Hay muchas maneras de hacer el camino. Más bien infinitas. Y algunos caminantes o peregrinos, sólo buscan disfrutar de la experiencia. Son dueños de su tiempo. Cualquier parada es bien recibida.
Este balcón sobre el Ribeiro del Cabanelas es excusa suficiente.
Y para celebrar la acertada decisión el caminante puede tomar una ración de la especialidad del lugar: pulpo. Para los caminantes extranjeros la exquisitez del manjar irá unida a la novedad de la textura.
Aunque estamos en pleno interior de Galicia, aquí está la mejor estirpe de pulpeiros. Algo sorprendente, pero todo tiene una explicación. Como dijimos estas tierras dependían del monasterio de Oseira. Y los monjes trajeron a estas tierras el tributo de su jurisdicción de Marín, el pulpo.
Para hacer la digestión un paseo al lado del Arenteiro, mientras se impone la reflexión sobre el espectacular crecimiento de esta villa que cuenta con viviendas para el doble de sus 12000 habitantes.
Pero el caminante no se debe dejar avasallar por este centro socieconómico, porque su entorno es de una gran belleza.
Puede que se sienta confuso el peregrino porque siente una extraña comodidad. Y es que esta villa nació ya como cruce de caminos donde se encontraban tratantes, arrieiros. Y ahora como mucho peregrinos.
Pero llega un momento en el que el peregrino necesita su momento de intimidad con Dios, y el templo de Veracruz es la mejor inspiración para semejante conversación. Este templo es una confluencia armónica de todos los estilos que hay en la arquitectura gallega. Pero Carballiño brinda la oportunidad de profundizar con calma en cada uno de ellos, y a lo mejor encontrar en alguna de estas piedras la respuesta que el peregrino busca.
Una vez alejados de la senda, que más da otro pequeño desvío, si este es a una villa tan especial como Ribadavia.
El camino de Santiago es un itinerario de fusión cultural y Ribadavia es el mejor exponente de que el cruce de culturas puede ser armónico.
Conserva esta villa el barrio judío uno de los más importantes de Galicia. Y si estamos en el último sábado de agosto es obligatoria la visita. Es entonces cuando esta preciosa villa celebra la “ Festa da Istoria “ y retrocede a la edad media. Es muy difícil encontrar signos modernos durante estos días, aunque practicamente ocurre lo mismo el resto del año. Ribadavia conserva lo mejor de su pasado.
Volvemos de Ribadavia al camino, porque todos llevan a Compostela. Y lo importante es el camino.
Y siguiendo con el tono lúdico de esta etapa de la fiesta del pulpo, y de la Historia el caminante puede ir a lado del pan.
Cea es una celebración continua del pan, y en donde han convertido la elaboración de este alimento en un arte. Para el caminante consciente de que está en un itinerario cultural la parada en Cea y la prueba de su pan son una experiencia artística más.


Comparte esta página o añade un comentario en tu Facebook



Última actividad en Facebook