Mapa de recursos


Cruzando el Xubia

Añadir a digg | Añadir a technorati | Añadir a wikio | Chuza esta nova | Añadir a Menéame | Añadir a Del.icio.us | Añadir a Yahoo | Añadir a tuenti | Añadir a fresqui | Añadir a facebook | Añadir a newsvine | Añadir a stumbleUpon | Añadir a spurl | Añadir a blinklist



 

Desde Caranza a Fene.

Al abandonar Caranza se inicia por la Avenida del mar la ruta natural del río Xubia que da origen a la ría de Ferrol. Nos detenemos en el Monasterio de San Martiño de Xubia y seguimos ruta por el Camino de O Salto que pasa por As Aceas. Al llegar a Neda visitamos la Iglesia de Santa Maria y el barrio medieval antes de reemprender el camino por O Regueiro en dirección a Fene.

 
Si de un muelle parte esta ruta, el agua continuará siendo nuestro gran aliado. Abandonamos Ferrol para acercarnos a Compostela. Uno de los barrios crecientes de la ciudad departamental es el que nos conduce hacia otro de los municipios de la comarca.
Caminando por la Avenida del Mar, la ruta natural del Xubia, nos disponemos a entrar en Narón. Caminamos a la par de los edificios más altos que coronan esta ría. Color y uniformidad, un encanto cromático y geométrico que no deja de llamar la atención en el entorno que rodea el Camino inglés.
Lo que antaño eran huertas y caminos rurales, hoy es un polígono, el de la Gándara, rebosante de actividad, pero que de cierto modo, también le merma encanto al viaje del peregrino del S. XXI. A un lado el polígono y al otro la Ría y los astilleros civiles, y es que aquí la tradición y la historia se entremezclan con la realidad económica de la comarca.
La Ría va quedando atrás a medida que nos adentramos en el municipio Naronés subiendo a Rúa da Pena. Faltan 111 kilómetros para llegar a Santiago pero tan sólo unos metros para disfrutar del Monasterio de o Couto datado en el siglo XII.
¡Ahí lo tenemos! El templo que nos ha llegado del monasterio cluniaciense de San Martiño de Xubia es la primera referencia monumental de Ferrolterra. En él se suceden los estilos, del románico al barroco. Era, de hecho la primera iglesia del Camino de Santiago con la que se topaban los peregrinos medio mareados por la travesía.
Pero Narón alberga además multitud de ríos y riachuelos que han propiciado la construcción de molinos fluviales y fábricas aprovechando la energía del agua.
Siguiendo el camino por la zona de O Salto, el caminante llega a uno de los molinos más relevantes de la comarca, el molino de As Aceñas. Hoy algo deteriorado, era de los que poseía un entorno envidiable, pudiendo aprovechar también las mareas para desempeñar su trabajo.
Caminamos hacia Xubia, por el nuevo paseo marítimo que una los municipios de Narón y Neda a la entrada del puente viejo. Y es que sobre el Río Xubia lo viejo y vetusto se mezcla con la modernidad.
También a la ribera de este río se levanta un pequeño y moderno albergue, que hoy tan sólo visitamos, pues el entusiasmo por continuar vence en esta ocasión al cansancio.
El peregrino se vuelve más urbano, no por su condición, sino por el entorno que le rodea. El asfalto y las aceras preceden la llegada a la Iglesia de Santa María de Neda. Iniciada en 1721, este templo es pasa obligado de los peregrinos antes de llegar al centro del municipio.
A paso ligero cruzamos el barrio medieval que aunque deteriorados, conserva prácticamente todos los soportales de las antiguas viviendas.
Y a poco estamos ante el Antiguo Hospital de Peregrinos fundado entre 1500 y 1536. Edificio que, reformado en 1934, ocupa el actual Ayuntamiento. Conserva del antiguo la fachada de la capilla, y una inscripción alusiva a su fundadora.
Una torre con reloj público preside este lugar entre la plaza y la calle asoportalada donde, en determinados días se celebraba el mercado al que llamaban “Azougue do Fruto” y en los que el cura oficiaba misa desde un vano, hoy tapiado, de la Torre del Reloj.
Es una de las partes más desgastadas del municipio nedense la que esconde otra magnífica joya. La iglesia de San Nicolás. Las primeras noticias que tenemos son del S.XIV. Conserva la Capilla Mayor de la gótica, pero con hechuras ya plenamente neoclásicas. En ella encontramos un monumento dedicado pues a un santo patrón polifacético: protector de pobres, doncellas, navegantes y por supuesto de los peregrinos. La importancia de este lugar recae también en el cruceiro que preside el atrio. Uno de los cruceros más antiguos de Galicia junto con el de Melide. Nos alejamos de Neda por el lugar de ORegueiro, O Puntal y Conces para llegar a Fene que es villa industrial y moderna, como ya veremos.


Comparte esta página o añade un comentario en tu Facebook



Última actividad en Facebook