Mapa de recursos


CAMINO DE BALEIRA

Añadir a digg | Añadir a technorati | Añadir a wikio | Chuza esta nova | Añadir a Menéame | Añadir a Del.icio.us | Añadir a Yahoo | Añadir a tuenti | Añadir a fresqui | Añadir a facebook | Añadir a newsvine | Añadir a stumbleUpon | Añadir a spurl | Añadir a blinklist



 

Un recorrido lleno de huellas del pasado y muestras vivas del rico patrimonio arquitectónico popular.

Nuestra primera parada es Pobra de Burón, antigua villa con un magnífico conjunto momumental. Pronto alcanzaremos el Hospital de Montouto que fué de gran importancia en la historia de las peregrinaciones. Tras pasar por A Degolada y A Fontaneira llegamos a O Cádavo, capital del municipio de Baleira.

 
La primera luz del día será testigo de nuestro inicio de la etapa. Hoy nos levantamos con el sol, él será nuestro guía hacia Baleira.
El caminante elige la ruta de Paradanova para abandonar A Fonsagrada.
Así, lo primero en encontrarnos es Pobra do Burón, una de las localidades con más historia de todo el camino.
Este camino, conocido también como el camino de Oviedo, esconde grandes huellas del pasado, todo aquí es arte. Paseando por sus calles llegamos a los restos de la antigua fortaleza del Conde de Altamira. De las cuatro torres que en un tiempo coronaban el pueblo, tan sólo ésta se mantiene en pie.
Como magnífico conjunto medieval se dice también que tuvo dos hospitales, aunque ni los vecinos distinguen los que pueden ser sus restos.
Lo que si se conserva es la iglesia de Santa María Magdalena, con un apreciable retablo barroco y neoclásico.
Al abrigo de este pinar, uno de los muchos que forman este paisaje encantado, el caminante se dirige a Xestoso. Es el último pueblo antes de llegar al Hospital de Montouto.
A más de 1000 metros de altura, los peregrinos encontraban donde aliviar sus cargas, sus pesares y su cansancio.
Fundado por el Rey Pedro Ien el siglo XIV, estuvo en funcionamiento hasta bien entrado el siglo XVII. Este enclave es de los más espectacular, aunque hoy, las ruinas del antiguo caserío comparten protagonismo con los parques eólicos que cubren las cumbres más venteadas.
Si queda duda de la valía de esta ruta, ya documentada en la alta Edad Media, todavía encontramos más testigos del pasado. Y es que al pie del hospital, encontramos un Dolmen, en tiempos cubierto como una mámoa.
Este Camino Primitivo recorre lugares recónditos como el de Paradavella. Entre pequeñas aldeas, diseminadas por el territorio comarcal, Paradavella es la muestra viva del rico patrimonio arquitectónico popular.
A su paso por Degolada, el peregrino memoriza una vez más, la distancia que le separa de la ciudad de Compostela.
Este inmejorable paraje nos invita a la reflexión. Es momento de hablar con uno mismo. Y así, caminando y disfrutando de la soledad, el peregrino viajero traspasa Lastra y Fontaneira. Pequeñas aldeas, pero que dentro de su rica humildad, hacen también honores al Apóstol Santiago.
Las alturas y lo abrupto de esta ruta entremezclan multitud de sensaciones: entusiasmo por seguir y disfrutar de los embrujados paisajes o ganas de descansar, al menos unas horas. Pero ya falta poco. Ya estamos llegando a O Cádavo, capital del municipio de Baleira.
Baleira es un territorio rural con poca más de 2.000 habitantes. Su economía está basada en la agricultura y en la ganadería, mientras que su gran interés turístico y ecológico se centra en el bosque de a Marronda: diversidad de especies, contraste de colores y símbolos de la mejor fantasía. Sin duda un lugar que ocupará nuestros mejores recuerdos.


Comparte esta página o añade un comentario en tu Facebook



Última actividad en Facebook