Mapa de recursos


CIUDAD DE LUGO

Añadir a digg | Añadir a technorati | Añadir a wikio | Chuza esta nova | Añadir a Menéame | Añadir a Del.icio.us | Añadir a Yahoo | Añadir a tuenti | Añadir a fresqui | Añadir a facebook | Añadir a newsvine | Añadir a stumbleUpon | Añadir a spurl | Añadir a blinklist



 

Lugo monumental y lúdico.

Llega el caminante por la Puerta de San Pedro y sigue un trazado urbano hasta la Catedral de Santa Maria. Hay mucho que ver en Lugo. Su muralla, la catedral, los museos, el caso histórico .Lugo ha sido concebida para pasear y disfrutar de la hospitalidad de la gente que la habita. De noche, la luz artificial resalta la belleza de sus piedras . Aprovechamos entonces para corroborar su fama de buen comer en un ambiente propicio para hacer amigos.

 
Caminantes, peregrinos o recién llegados, cualquiera se puede sentir como un lucense más y disfrutar del sol en la Plaza Mayor. El invierno es largo y no hay muchos días tan despejados como este. Así que la gente sale a la calle y se recarga de vitaminas. El Lugo monumental nos sale al encuentro. El conjunto que forma toda la Plaza Mayor es una delicia. Hasta se vislumbra una de las diez puertas de la muralla, la que lleva el nombre del Obispo Aguirre, abierta en el siglo XIX. En uno de los laterales de la plaza brilla el convento de los Franciscanos. Y presidiendo, el ayuntamiento, un edificio robusto que se empezó a construir en el siglo XVI y cuyas reformas llegaron al XIX.
Salvando unas escaleras se llega a la hermosa plaza de Santa María. La Catedral lo ocupa casi todo, pero aquí también se cobija el Palacio Episcopal, contrapunto barroco de la fachada norte de la Catedral.
Góticos con influencias platerescas son tanto esta fachada como el pórtico de arcos estilizados. La torre vieja o del crucero, del XVI, combina los estilos gótico y renacentista, pero el reloj es actual. Tal convivencia de elementos artísticos corresponde a las tres etapas constructivas de la Catedral, que comenzó a levantarse en el siglo XII. Ferro Caaveiro remató la fachada principal a finales del siglo XVIII, y las torres de carácter defensivo en el XIX.
Y seguimos paseando porque hay mucho que ver en una ciudad en la que el señorío convive con rincones cuyo encanto reside en su sencillez.
El antiguo poder de la iglesia se adivina en templos como el de Santiago, actual nombre de la iglesia de Santa María “A Nova”.
Más antiguo es lo que queda del conjunto de San Francisco, que fue el primer convento que se construyó en la ciudad, en el siglo XIII. Un incendio y la invasión francesa no consiguieron acabar con la iglesia, de estilo gótico mendicante que hoy, y desde 1893, es la parroquial de San Pedro. Callejeando llegaremos a descubrir, después de una larga temporada de reformas, la recoleta plaza del Campo, en el burgo viejo. Una curiosidad, su fuente barroca mana vino una vez al año.
Misterios de la vida. Los más golosos encontrarán su paraíso en la calle Doctor Castro, llamada “de las Dulcerías” y muy pronto se podrá pasear por un barrio de Las Tinerías completamente renovado. Y aún así, el Lugo monumental es muy fotogénico.
Como recuerdo de los estandartes romanos, el águila imperial nos observa desde lo alto en la plaza de Santo Domingo. Conmemora el aniversario de la vieja Lugo, una jovencita de 2.000 años muy bien llevados.
En la plaza hay que visitar el convento de Santo Domingo, ahora de las Agustinas Recoletas y de estilo gótico mendicante.
En la calle San Marcos se ubica el Pazo de la Diputación Provincial, del XIX, construido con motivo de la visita de la reina Isabel II. Y cuando la calle San Marcos se convierte en la plaza de Ferrol, llegamos a la iglesia de San Froilán, el querido patrono de la ciudad.
La oscuridad no frena nuestro recorrido. La ciudad cambia, la muralla se envuelve de misterio. Brillan las luces de las farolas. Las calles se silencian y los relojes marcan horas que discurren lentas y apaciguadas. La Plaza Mayor ya no suena bulliciosa como a mediodía, sólo quedan los románticos y los que disfrutan de la noche, los que la cruzan para detenerse ante el Círculo de las Artes o llegar ante la Catedral, que ahora parece aún más majestuosa, más solemne en su papel de testigo del tiempo. La noitiña es el momento del tapeo en las calles del casco antiguo, de la reunión con los amigos y de las primeras copas. Lugo es ciudad universitaria y la población joven ha institucionalizado una movida consistente conocida en toda Galicia que tiene su gran fiesta en octubre, cuando la ciudad se vuelca en la celebración del San Froilán.


Comparte esta página o añade un comentario en tu Facebook



Última actividad en Facebook