Mapa de recursos


LA RUTA VERDE

Añadir a digg | Añadir a technorati | Añadir a wikio | Chuza esta nova | Añadir a Menéame | Añadir a Del.icio.us | Añadir a Yahoo | Añadir a tuenti | Añadir a fresqui | Añadir a facebook | Añadir a newsvine | Añadir a stumbleUpon | Añadir a spurl | Añadir a blinklist



 

Una ruta alternativa que transcurre por espacios naturales de gran belleza.

Una ruta Xacobea alternativa al tradicional Camino del Norte, desde las villas asturianas de Castropol y Vegadeo. Seguiremos el curso del Eo, de bellos paisajes y gran riqueza piscícola, hasta Trabada. Desde trabada continuamos por Lóngaras, Porto, San Esteban, Hermida y Trapa para llegar a Lourenza, pounto de encuentro con el Camino Norte.

 
Este camino paralelo al del Norte, el camino del Eo, se sale un poco del guión. Sus valores son más paisajísticos que patrimoniales
. Valles y montañas que juegan con la perspectiva, con los volúmenes, y desde luego con la luz. La sorpresa barre a la monotonía, incluso la que traiga dentro el caminante.
Su antigüedad es indudable. Dicen que los peregrinos extranjeros lo utilizaron anteriormente al francés.
Si podemos recorrerlo y sacarle el máximo jugo, es gracias a que un grupo de personas, desinteresadamente, han investigado sus orígenes, su existencia, hace ya 7 años. Asociados con la Asociación Astur galaica de amigos del camino, dejaron constancia de este camino. Afortunadamente.
Fue difícil rebuscar en documentos antiguos, y más duro todavía descubrir que muchos habían sido quemados creyéndolos inútiles.
De la infinidad de datos conseguidos aportamos por ejemplo uno.
Ya en 1604 una anciana rica legó parte de su herencia a construir un hospital de peregrinos.
Esta investigación acabó abarcando muchos más ámbitos porque el Camino es historia.
Comenzamos en Ría de Abres donde en breve tendrán un albergue. Empezamos desde el interior de Asturias, no desde el mar. Antiguamente no era sencillo pasar por Ribadeo ya que no había puente para unir ambas orillas y el paso en barca estaba muy regulado.
Esta zona tiene mucha importancia en la relación entre Asturias y Galicia. Y nos gusta , pero no más que a las abundantes y variadas especies de aves que lo habitan. Aunque el mar creemos que queda lejos, el nombre de Ría de Abres es correcto porque hasta aquí llega el mar. Por eso dicen que Trabada es el noveno ayuntamiento bañado por el mar.
Aunque no es de los trayectos más conocidos sí que lo transitan peregrinos, que pueden disfrutar del alto valor etnográfico de este tramo. Y que pueden tratar de adivinar cuales de estas laderas fueron antiguamente glaciares.
A veces las variaciones de los trazados en los documentos se debían a la presencia de ladrones o a que el agua había arrasado con algunos de los caminos. En la actualidad el camino transcurre por el trazado más sencillo de cuidar, y sí está asfaltado es más fácil. Un poco más de cuidado y sería su principal patrimonio.
Parte de este camino discurre por la parroquia de Sante antiguamente ayuntamiento. El camino también nos lleva a la reciente Capilla de San Román en Bizarro que debe su existencia a que es vecina de un sacerdote.
Y también tiene otra hermosa vecina. Comienza ahora la parte más dura que discurre toda en cuesta.
Llegamos a la capital de Trabada. Este ayuntamiento vive fundamentalmente de las vacas, que nos acompañan durante todo el trayecto, y de la industria forestal.
Antes de parar visitamos la Capilla San Estebo, y su Santiago no sabemos si reciclado matamoros, a tranquilo peregrino, y Santa Lucía y sus ojos.
Dormimos en el Pazo o pacio como también les llaman, de Terrafeita. La hospitalidad de sus dueños es el broche perfecto para este delicioso tramo del camino.
Y por la mañana para sorpresa de todos el paisaje aparece nevado, algo absolutamente inusual, los dueños del pazo sólo recordaban otra nevada.
El paisaje ya de por sí nada infectado de elementos modernos o superfluos, adquiere une nueva dimensión con esta blancura.
En el alto de la Cadeira está la antigua Capilla de san Marcos en la que había una posada para peregrinos, y se pagaba el portazgo para entrar en las tierras del Conde Santo.
La nueva también está a unos pocos metros con el escudo de la vieja, en vez de restaurar aquella. Y llegamos a Lourenzá donde coincidimos con el camino Norte.


Comparte esta página o añade un comentario en tu Facebook



Última actividad en Facebook