Mapa de recursos


El Verde Vigo

Añadir a digg | Añadir a technorati | Añadir a wikio | Chuza esta nova | Añadir a Menéame | Añadir a Del.icio.us | Añadir a Yahoo | Añadir a tuenti | Añadir a fresqui | Añadir a facebook | Añadir a newsvine | Añadir a stumbleUpon | Añadir a spurl | Añadir a blinklist



 

Desde Mos enlazamos con los senderos de Vigo que llegan hasta el Galiñeiro.

El sendero de A Graña es el camino panorámico mas largo de Galicia. va desde Salceda de Caselas hasta los montes de Villasobroso. Accedemos al monte Galiñeiro, el gran mirador de Vigo, al Monte Alba, convertido en un gran parque, y a la Madroa, excepcional mirador de la Ría de Vigo.

 
Mos enlaza con otro camino apasionante. Nos apartamos del Camino de Santiago para descubrir una parte del Sendero de As Greas, la ruta de senderismo más larga de Galicia. En sus 202 kilómetros de longitud cruza nada menos que doce concellos. La etapa que estamos recorriendo es la que nos llevará al final de esta ruta, en Vigo. Pero sólo en el tramo de Mos nos encontramos con bosques inmensos y áreas recreativas para descansar y comer al aire libre. Incluso si uno no se anima a practicar senderismo, puede acercarse un fin de semana a echar un vistazo en esta cueva, “O Penedo da Pucha” o alcanzar las cumbres más elevadas para tener una perspectiva del valle de Louriña. Y si nos asomamos hacia Redondela, veremos la cara interior de la Ría de Vigo.
Y a Vigo nos vamos pensando en verde. La presencia del mar siempre nos ha enseñado una ciudad atlántica y azul, pero el núcleo urbano más poblado del noroeste peninsular también está rodeada de montañas que la pintan de verde. El gran parque periurbano aprovecha esta circunstancia natural para descongestionar la urbe y a sus habitantes. Una senda panorámica de 57 kilómetros une los más de setecientos mil kilómetros cuadrados de parques forestales.
La enorme ventaja es que están situados a escasa distancia del centro, con muy buenas comunicaciones. El Monte Alba es un mirador de fácil acceso. La paradoja es que son unos desconocidos para muchos vigueses, que se pierden estas vistas impresionantes de su propia ciudad. Pero los que saben disfrutar de la vida llevan muchos años oxigenándose por estos senderos. Senderos, caminos y vías que están intercomunicados por rutas debidamente señalizadas. Salpicados de pequeños enclaves poblados de especies endémicas que despiertan el interés de los amantes de la naturaleza. Aunque la mayor parte de esta superficie corresponda a repoblaciones más o menos recientes, en especial de pinos y eucaliptos. Pero para los más remolones existe la posibilidad de llegar en coche a A Madroa, el gran parque de juegos de Vigo. Muchos habrán venido al zoológico o ver entrenar al Celta, pero cada vez son más los que se acercan con las bicis, los que buscan aquí la inspiración o pasar una tarde divertida.
Los que buscan emociones fuertes las encuentran en las paredes rocosas del Monte Galiñeiro. Sus picos escarpados los han arañado generaciones de deportistas de montaña, que después de ejercitarse aquí han coronado cumbres célebres en el extranjero.


Comparte esta página o añade un comentario en tu Facebook



Última actividad en Facebook