Mapa de recursos


Paraísos Fluviales

Añadir a digg | Añadir a technorati | Añadir a wikio | Chuza esta nova | Añadir a Menéame | Añadir a Del.icio.us | Añadir a Yahoo | Añadir a tuenti | Añadir a fresqui | Añadir a facebook | Añadir a newsvine | Añadir a stumbleUpon | Añadir a spurl | Añadir a blinklist



 

Los ríos de Pontevedra nos conducen a verdaderos paraísos semiocultos.

Pontevedra tiene alma verde de ribeiras, de humedales, de valles fértiles que riegan los ríos de sus entrañas.

 
La Sierra do Suído está a medio camino entre Ourense y Pontevedra. Es una cadena montañosa, de cumbres peladas y llenas de rocas, como corresponde a sus elevadas altitudes y sus pendientes de vértigo. Nieblas y vientos fríos cubren de nieve sus techos en los inviernos más rigurosos.La descendemos hasta Pontesampaio con el río verdugo, donde ya es ría. El puente dio nombre a la famosa batalla contra las tropas napoleónicas del general Ney. Los franceses fueron derrotados y durante mucho tiempo este fue el símbolo de la Guerra de la Independencia.
En Pontecaldelas, se pescan las truchas más famosas de Galicia, en las aguas del río Verdugo que es un auténtico vergel. Tanto es así que lo mismo río arriba como en el propio tramo urbano se puede practicar la mejor pesca.Nos subimos ahora a otra sierra, al mirador de la Galicia central. Estamos a mas de 1000 metros de altitud en la sierra do Candán. Un lugar que comparten tres ayuntamientos de la comarca. Lalín, Silleda y Forcarei. Nos encontramos aquí con el Deza en el Área recreativa de Pozo do Boi, un lugar donde el río es el protagonista, y todo el entorno está hecho para disfrutarlo, y así lo atestiguan los muchos pontevedreses que se acercan en verano a disfrutarlo.
Ya en tierras de Silleda, en la parroquia de Pazos, el Deza recibe las aguas del Toxa, después de saltar al vacío y formar una impresionante cascada de 50 metros, un capricho de la naturaleza donde el agua se despeña y va formando pozas río abajo.
Desde arriba este paraíso fluvial se convierte en paisaje selvático, con sauces, abedules, alisos. Retomamos el curso del Deza en Cira, la huerta de Silleda, donde nos presenta al Ulla. El deza se entrega a sus aguas, y lo alimenta, así crece durante sus 132 kilómetros y lo hace el tercero en importancia de aquellos mil ríos gallegos que contaba Cunqueiro.
El Ulla se va haciendo grande y dibujando bellos paisajes como los que hoy estamos visitando. Sorprende por su paisaje, por su espiritualidad, y misticismo. Sus aguas nos llevan por las Torres del Oeste, en tierras de Catoira hasta arribar al lugar donde Atanasio y Teodosio desembarcaron el cuerpo del apóstol.
Saltamos ahora hasta otras aguas, las del Umia que muestra su cara más popular en Caldas de Reis.Pero también la más salvaje, y tras pasar el embalse de A Baxe el rio se recrea formando la cascada de Segade. Su fuerza se aprovechaba antiguamente en esta fábrica de luz, ahora en ruinas. Su tramo final, en la ría de Arousa forma uno de los espacios intermareales más singulares de la península ibérica, el Umia-O grove. Una superficie de 1500 hectáreas que comprende zonas como A lanzada, parte del litoral de la Peninsula de O Grove, ensenadas de O Bao y río Umia y la orilla sur de la Illa de Arousa.
Terminamos nuestro recorrido en otrs desembocadura, esta vez la del padre de los ríos gallegos. El Miño muere tras un largo camino, a los pies de nuestros antepasados celtas. El monte tecla bendice esta unión de aguas en un verdadero paraíso fluvial.


Comparte esta página o añade un comentario en tu Facebook



Última actividad en Facebook