Mapa de recursos


VIGO, LA RÍA DE LOS TESOROS

Añadir a digg | Añadir a technorati | Añadir a wikio | Chuza esta nova | Añadir a Menéame | Añadir a Del.icio.us | Añadir a Yahoo | Añadir a tuenti | Añadir a fresqui | Añadir a facebook | Añadir a newsvine | Añadir a stumbleUpon | Añadir a spurl | Añadir a blinklist



 

Parques naturales, sorprendentes paisajes, excelente gastronomía y un toque de magia.

No se puede dejar de conocer esta ría que guarda el mayor número de tesoros de todas las rías gallegas:el Parque Nacional de las Islas Atlánticas, el islote de San Simón, aguas de enorme riqueza que proporcionan excelentes mariscos, importantes puertos, espléndidos paisajes,la memoria de la Batalla de Rande y el mito del hundido tesoro de Indias que ha atraído a tantos aventureros.

 
Los trovadores medievales Mendiño, Xohán de Cangas, y Martin Codax nos invitaron hace ya nueve siglos a contemplar esta ría con ritmo mitad sacro, mitad poético. Recogemos su encargo y se lo transmitimos a todos los peregrinos o caminantes que se acerquen por el camino portugués.
La mejor manera de tener un primer contacto con esta ría es siguiendo este río Verdugo. Lleva 40 kilómetros de viaje , los 7 últimos con el río Oitaven, y es emocionante asistir a este encuentro. Aquí en el fondo, o en el inicio de la ría, según se mire, está uno de sus mayoes atractivos, la isla de San Simón.
El desaparecido, Vazquez Montalbán ambientó aquí una novela, puede que por el aura de misterio que desprende. Ha perdido algo con la existencia del Hotel Stella Maris, diseñado por Cesar Portela. Aprovechando el antiguo albergue, el hospital, lazareto y también carcel, ahora hay un lugar destinado al ocio puro y duro, y los espíritus de los enfermos o los presos van a tener demasiadas visitas.
Se ha domesticado a San Simón.
Pero para los pescadores de choco que contemplan cada mañana esta isla desde que nacieron, puede que San Simón siempre sea la misma. Estos virtuosos en la captura del choco, con su esfuerzo lo han elevado a la altura de manjar.
No es el choco el único habitante de esta arenosa ría, ni mucho menos. Su variedad biológica es enorme, y a la vista están las bateas de mejillón y ostra.
La ostra es casi un símbolo de esta zona. En Arcade la podemos comer en forma de elaborados platos, y en Vigo, al natural, en la piedra.
La imponente presencia de las islas Cíes permite que haya aquí bateas, ya que frena cualquier temporal.
Las islas son gallegas aunque parecen un pedazo de paraíso desprendido de un continente lleno de paraísos. Los mortales hemos correspondido como podíamos, convirtiéndolas en parte del Parque Nacional das Illas Atlánticas.
La entrada a esta ría es privilegiada y por eso aquí está uno de los puertos de referencia en el mundo. Las cifras no engañan.
Este Puerto alcanzó record histórico de tráfico de mercancías hace 2 años. Y a pesar de la recesión económica continúa superando el nivel alcanzado.
En cuanto a la pesca sólo hay que decir que es el primer puerto pesquero de España, y uno de los primeros del mundo con sus 133 buques de pesca fresca y 251 congeladores.
Sin pretender competir pero aprovechando su pedacito de mercado, le miran desde el otro lado de la ría el los puertos pescadores de Cangas y Moaña.
Sí que hay un puerto que le pueda hacer sombre, pero sólo en el aspecto deportivo, el de Baiona. Que día a día gana más adeptos.
Por todos estos motivos, por esta increíble obra de ingeniería, la ría de Vigo es mundialmente conocida.
Pero el acontecimiento que la hizo constar en todos los manuales de historia fue la Batalla de Rande en tiempos de la guerra de sucesión española.
Fue la mayor batalla naval de la historia de Galicia, y ya vamos por el tercer centenario de este enfrentamiento entre españoles y franceses, la “Escuadra de Plata” contra ingleses y holandeses. El motivo, como siempre, el dinero con una forma u otra. En este caso fue el tesoro de Indias, la flota más rica que nadie recuerda, sobre las ondas, parte aún bajo las aguas de esta hermosa ría. Sobre la ría quedaron los cuerpos de 2000 hombres de la escuadra hispano-francesa, y 800 de la anglo-holandesa.
De mano de la exposición inaugural del Museo del Mar “Rande, 1702: Arde el mar” los habitantes de la ría pudieron darle forma a la batalla que hasta entonces habían reproducido en su imaginación.
El caminante reanuda su camino con el recuerdo de este parque arqueológico submarino en la mente, y el deseo de volver.


Comparte esta página o añade un comentario en tu Facebook



Última actividad en Facebook