Mapa de recursos


CALDAS DE REIS

Añadir a digg | Añadir a technorati | Añadir a wikio | Chuza esta nova | Añadir a Menéame | Añadir a Del.icio.us | Añadir a Yahoo | Añadir a tuenti | Añadir a fresqui | Añadir a facebook | Añadir a newsvine | Añadir a stumbleUpon | Añadir a spurl | Añadir a blinklist



 

Infraestructuras, servicios y un gran patrimonio histórico y natural.

El nombre de Caldas de Reis le viene por las propiedades de sus aguas y porque aquí residieron Doña Urraca y su hijo Alfonso VII.Tuvo gran importancia como punto de paso del Camino Portugués. Conserva todo su interés histórico y sus excelentes comunicaciones la convierten en un lugar estratégico para el desarrollo de actividades comerciales, turísticas y residenciales.

 
Nos encontramos ante uno de los más reputados balnearios de Galicia. Caldas de Reis es villa termal, villa jardín y villa fluvial. En definitiva una villa para vivirla.
Caldas es de Reyes porque aquí residieron el Rey Alfonso VII y su madre la Reina Urraca, aunque fue Felipe II quien siglos después la declaró villa de realengo por sus cualidades de residencia. Caldas es capital de una comarca fértil y próspera, en la confluencia de las comunicaciones a Pontevedra, Arousa y Santiago. Y es también parada obligada de los peregrinos que recorren la ruta portuguesa. De ahí la presencia de celebridades en la villa como Tomás Becket de Canterbury que marchó sobre él en peregrinación y que hoy cuenta con un templo dedicado en el municipio. Aquí el Arte, con mayúsculas, está presente, y muestra de ello es la iglesia románica de Santa María de Caldas, que siendo del siglo XIII, luce un pórtico extraordinario y los restos de un baldaquino de finales del siglo XV.
A esta belleza monumental hay que sumarle la belleza termal. El municipio, atravesado por el Río Umia tiene una abundante red de pequeños regatos y afluentes de gran riqueza.
A orillas de esta arteria fluvial destaca una gran piscina de aguas termales sulforadas que manan a una temperatura de unos 40 grados.
Ya en época de los celtas eran conocidas sus propiedades curativas.
Por eso hoy la villa sigue siendo una importante estación termal con dos balnearios, el de Acuña y el Dávila, dos centros caracterizados por su arquitectura, sus servicios y por su prestigio internacional.
Y de los poderes curativos a los amorosos porque se dice también que el que moja sus pies en las aguas de sus burgas, se casa en Caldas.
Porque Caldas reúne las condiciones necesarias para convertirse en la villa residencial y de vacaciones perfecta: calidad de vida, tranquilidad, salud y comodidad.
Son muchas las familias que han decidido asentarse aquí definitivamente o al menos establecer su segunda vivienda.
Es una villa moderna que lo tiene todo, infraestructuras, servicios, una excelente comunicación y un gran patrimonio histórico y natural.
Y cada uno escogerá su forma de descanso: los balnearios, el encanto medieval de sus calles o un satisfactorio paseo a las orillas del río Umia, el río que le da la vida a Caldas de Reis.


Comparte esta página o añade un comentario en tu Facebook



Última actividad en Facebook