Mapa de recursos


Caldas Villa Fluvial

Añadir a digg | Añadir a technorati | Añadir a wikio | Chuza esta nova | Añadir a Menéame | Añadir a Del.icio.us | Añadir a Yahoo | Añadir a tuenti | Añadir a fresqui | Añadir a facebook | Añadir a newsvine | Añadir a stumbleUpon | Añadir a spurl | Añadir a blinklist



 

Caldas Villa termal del Camino de Santiago.

El caminante debe detenerse en Caldas de Reis y sentir la paz que se respira a orillas del río Umia .El trayecto urbano del Umia ofrece incomparables espacios para el ocio: molino, playa fluvial, una alameda centenaria y puentes medievales, testigos de su noble historia. Río arriba el río enmarca paisajes insólitos como la cascada de Segade.

 
El nombre de Caldas está unida al agua, y el agua es el principal elemento decorativo de este escenario, el protagonista más hermoso e interesante
. Los mejores y peores momentos de Caldas de Reis se los ha dado su río, para ellos el río con mayúsculas.
Una masa de agua que es capaz de lo mejor, y de lo peor.
Injustamente muchos sólo conocen al Umia en su faceta más rebelde, y malvada, cuando la lluvia le azuza a inundar a su villa.
Pero hay otro Umia que merece mucha más atención.
Es el río amable, hermoso, a veces tempestuoso que ejerce el autocontrol.
Podemos conocer primero su faceta más popular a su paso por la villa de Caldas de Reis.
El Umia decora, hace más relajante el paseo de los caldenses que le dedican su ocio, que ponen su mejor momento del día en manos del río Umia. Y el río nunca defrauda.
El Umia le dio la oportunidad a a Caldas de ser una villa fluvial, y esta ha puesto todo de su parte. Río arriba de todos modos está el mejor Umia por conocer.
De camino y como adelanto un molino taberna, ofrece el lujo de tomarse un vino o una tapa al arrullo del agua.
El reciclaje entendido de la mejor manera ha convertido unos molinos que ya no tienen trabajo, en viviendas privilegiadas.
Son hogares tan bucólicos, tan de ensueño, que sólo podemos pensar que en ellos se puedan vivir momentos felices.
Notamos en la temperatura que esta es una zona de transición, entre el suave Salnés y la montaña. Este es el gran rincón del Umia, cuando se transforma en la cascada de Segade.
Aparte de su valor paisajístico, y balsámico para nuestra mente, también tiene un alto valor geológico. Después de la catarata se encuentra un raro granito.
La erosión de estas potentes aguas ha producido curiosas formas en las rocas, donde se han formado piscinas, ideales para un refrescante baño dentro de escasos meses.
La piedra y el agua siguen unidas, de otro modo, a la altura del Puente de Segade restaurado en el siglo XVIII.
Este río Umia fue un río truchero excepcional, en la actualidad lo pescadores echan de menos aquel Umia.
Nos queda una última visita.
El embalse de A Baxe en la parroquia de San Andrés de Cesar, nació entre la polémica. El Umia no ha vuelto a crecer desmesuradamente y la construcción aún no ha podido demostrar plenamente su utilidad.


Comparte esta página o añade un comentario en tu Facebook



Última actividad en Facebook