Mapa de recursos


CAMINO DE PALAS DE REI

Añadir a digg | Añadir a technorati | Añadir a wikio | Chuza esta nova | Añadir a Menéame | Añadir a Del.icio.us | Añadir a Yahoo | Añadir a tuenti | Añadir a fresqui | Añadir a facebook | Añadir a newsvine | Añadir a stumbleUpon | Añadir a spurl | Añadir a blinklist



 

Pueblos interesantes y la joya de este tramo Santa Maria de Vilar de Donas.

Salimos de Portomarín hasta San Roque y Toxibó llegando a Ventas de Narón . Luego aparecerá Ligonde, Erixe y Portos en donde nos desviaremos para conocer la iglesia de Santa Maria de Vilar de Donas, la mas importante joya románica de esta ruta. Sigue el camino por Lestedo, Brea y Rosario y finalmente Palas de Rei el “ Palatium Regis “ que cita el Códice Caslixtino.

 
Una vez pasado el burgo de San Pedro, el camino sale de Portomarín remontando el valle del Miño por San Roque y Toxibó. La soledad en medio de una naturaleza que huele a primavera es la única compañera de viaje. Cuando aún no aprieta el calor pero el sol se deja ver más que de costumbre, el camino es un paseo relajante.
Hasta abandonar el término municipal de Portomarín, el peregrino se encontrará con pequeñas capillas que están siendo restauradas ahora mismo.
En Gonzar, además de un albergue bien provisto para el descanso, está el templo de Santa María, que perteneció a la Encomienda de Portomarín, de extensos dominios protegidos por monarcas hasta mediados del siglo XIX.
También románica es la iglesia de Santa María de Castromaior, vinculada al arciprestazgo de Ferreira de Gomelle. Pequeña y recoleta, la restauración le devolverá esplendor sin restarle encanto. Pasado el alto de Castromaior, que da nombre a la parroquia, el camino llega a Ventas de Narón, la última feligresía de Portomarín en la ruta del Camino Francés.
Como para conjurar a los ?nubeiros? o ?tronantes?, responsables de las tormentas según la tradición popular, Monterroso inaugura el camino en el artístico cruceiro de Lameiros. Es medieval y tiene una inscripción con el nombre de Ulloa en el pedestal, junto a los instrumentos de la Pasión de Cristo. En el capitel, la Dolorosa y el Crucificado.
Santiago de Ligonde es otra parroquia muy vinculada al Camino. Hoy hay un albergue pero en tiempos existió un hospital de peregrinos y hasta un cementerio en el que eran enterrados los que morían sin abrazar al Apóstol.
Para visitar la joya del camino, hay que salir de la ruta marcada. En apenas un kilómetro nos encontraremos con la iglesia del Salvador de Vilar de Donas, una de las escasas posesiones de la Orden de Santiago en Galicia. Edificada en el siglo XIII, presenta elementos románicos tardíos y góticos dominantes de la época. La distancia con respecto al camino proporcionaba a los habitantes del monasterio de Vilar el recogimiento necesario para la oración.
En su interior luce un importante conjunto de pinturas murales, en las que destaca la escena de la Anunciación. Fueron realizadas para el año santo de 1434, en tiempos del monarca Juan II, protector de los peregrinos. Como defensores eran los caballeros de la Orden de Santiago, cuyas armas lucen en la parte alta del retablo barroco. Aún se pueden admirar en el interior sus sarcófagos y algunas lápidas de los enterramientos de tan insignes caballeros, junto con otras correspondientes a nobles de la zona.
Vilar de Donas está repleta de curiosidades, como el baldaquino pétreo del siglo XV que cobijaba la sepultura de una alta personalidad desconocida.
Volviendo a la senda, el caminante encontrará la iglesia de Santiago de Lestedo, donde se ubicó un hospital y, de nuevo, un cementerio para peregrinos.
Y paso a paso, tras atravesar los lugares de Brea y el Rosario, llegaremos a Palas de Rei.


Comparte esta página o añade un comentario en tu Facebook



Última actividad en Facebook