Mapa de recursos


LA MAGIA DE FISTERRA

Añadir a digg | Añadir a technorati | Añadir a wikio | Chuza esta nova | Añadir a Menéame | Añadir a Del.icio.us | Añadir a Yahoo | Añadir a tuenti | Añadir a fresqui | Añadir a facebook | Añadir a newsvine | Añadir a stumbleUpon | Añadir a spurl | Añadir a blinklist



 

Un mundo de ensueño perfilado por el mar.

Finisterre tiene una profunda tradición Xacobea y muchos simbolismos: final de la Vía Láctea , lugar mítico de creencias paganas y cristianas, ciudad romana y origen de la cristiandad gallega. Ultimo de los ritos del peregrino que les ofrecía la oportunidad de alcanzar el fin del mundo conocido y contemplar el sobrecogedor océano de la Costa da Morte.

 
Venimos caminando desde Corcubión, y el objetivo es llegar a Fisterra, un lugar que todo el mundo conoce.
Corcubión es tan sólo una península, así que el camino que va a Fisterra sale del territorio de Corcubión, penetra de nuevo en el municipio de Cee, y llega hasta Fisterra.
De una península nos encaminamos a otra península.
Las vistas durante el trayecto no tienen precio, desde lugares que sólo se conocen si se hace el camino.
En esta área recreativa de San Roque se va a construir un albergue de peregrinos que estará listo para el verano.
Continuando el camino nuestros guías, los mojones están frente al mar.
Finisterre es la última sonrisa del caos del hombre asomándose al infinito.
Lo pensaba Camilo José Cela, que escribió frente a esta costa ?Madera de boj?. La corredoira de Camilo coincide con el camino, y nos conduce a uno de los mejores moentos de este trayecto, la playa de Langosteira. Es una gran arenal, un istmo atravesado por el camino, un trazado inmejorable.
Langosteira se libró del chapapote por su situación y por las mareas. No corrió la misma suerte la playa del rostro, al otro lado del istmo. Continuando llegamos a uno de los puntos fundamentales, la Iglesia de Santa María das Areas. Es de origen medieval, aunque portada románica, pero fundamentalmente gótica marinera. Esta arcada parece que formaba parte del desaparecido hospital medieval.
Fisterra es un lugar emblemático de la unión de paganismo y religión.
Los viejos ritos paganos fueron asimilados por la el cristianismo a través de las leyendas, en este caso relacionadas con el mar. Creen que El Santo Cristo de Fisterra apareció en la costa después de ser arrojado por un barco durante una tormenta.
El proceso de cristianización de la tradición pagana fue ya patente a mediados del primer milenio. El Códice Calixtino vincula estas tierras con la tradición jacobea a través de la leyenda de la traslación del Apóstol según la cual sus discípulos trajeron hasta aquí el cuerpo. Pero tuvieron que volver porque el gobernador de la desaparecida Dugium no se lo concedió.
Otro ejemplo es que el Santo Cristo de Fisterra, el Cristo da barba dourada, singular talla del siglo XIV, protagoniza la Semana Santa. Pero no la pasión y la muerte si no la resurrección. Como el sol que tras desaparecer tras el océano resucita cada mañana del mare tenebrosum, de las tinieblas.
Por eso le adoraban aquí, donde está el Ara Solis.
Todos los peregrinos vienen en busca de estos lugares, algunos procedentes de Muxía, desde el Santuario da Nosa Señora da Barca. Muchos peregrinos han relatado su viaje en pos de la muerte del sol, y la desaparición de la vía láctea que les guiaba al llegar la noche. También venían a adorar las reliquias de San Guillermocuya ermita desaparecida, se asociaba a ritos de fecundidad. Les acoge este Albergue de peregrinos. Una vez traspasado el umbral de esta pequeña población, queda uno atrapado en el ambiente salino. Fisterra es auténtica, marinera y valiente en el verdadero sentido de la palabra. La mejor vista no es a sus múltiples monumentos, si no a la lonja y a los verdaderos protagonistas, los marineros.


Comparte esta página o añade un comentario en tu Facebook



Última actividad en Facebook