Mapa de recursos


CORCUBIÓN, VILLA MONUMENTO

Añadir a digg | Añadir a technorati | Añadir a wikio | Chuza esta nova | Añadir a Menéame | Añadir a Del.icio.us | Añadir a Yahoo | Añadir a tuenti | Añadir a fresqui | Añadir a facebook | Añadir a newsvine | Añadir a stumbleUpon | Añadir a spurl | Añadir a blinklist



 

La pequeña y señorial Corcubión.

La villa fue declarada conjunto histórico- artísticoen 1985. Merece la pena un paseo por su cuidado casco antiguo que nos transportará tiempo atrás. La iglesias de San Marcos y San Pedro, numerosas casonas blasonadas , la playa de Quenxe y una ría de enorme belleza, son solo algunos de sus atractivos.

 
Las mejores esencias vienen en frescos pequeños. Corcubión es un pequeño gran ayuntamiento de 7?6 kilómetros cuadrados, el de menor extensión dela provincia coruñesa. Una manchita en el mapa frente a los 443 kilómetros cuadrados de Fonsagrada, por ejemplo.
Pero es que en Corcubión la belleza está condensada, han destilado cada centímetro. Y esta superficie es suficiente para ser capital administrativa, albergar los juzgados, registro de la propiedad, policía, guardia civil, correos, capitanía marítima.
Mucho carácter el Corcubión , el ?Portus parvus Artabrorum? de los antiguos geógrafos, para otros un enclave griego.
El municipio más pequeño, las galerías más grandes de Galicia, y el cruceiro más antiguo de la zona. No será por falta de superlativos.
Añadimos uno más: el tramo más bonito del camino de Santiago.
El camino viene desde Cee contemplando esta hermosa ría, que con sol, es imposible definir en su belleza. Sus habitantes bien lo saben.
Las rencillas con Cee salen en cualquier conversación, pero la verdad es que ambas villas se necesitan. Por no decir que es muy difícil determinar donde empieza una y acaba la otra. El camino más apetecible va a orillas del mar, por el paseo marítimo, pero el antiguo transcurre por la calle paralela, o incluso por la falda de la montaña. Y pasa por estas calles tan hermosas, y estos arcos.
En la plaza de Castelao , en la principal, hay dos mojones que claramente vinculan a la villa con la tradición jacobea.
Es la señal que siguen los peregrinos para acercarse a la Iglesia de San Marcos .
Esta singular Iglesia es de los siglos XIV, y XV. El exterior responde al gótico marinero, neogótico en la fachada y barroco en las capillas. Buscamos con lupa la estela jacobea y encontramos más de los que esperábamos, un Canzorro con forma de vieira. En el interior a San Roque y a la virgen del camino, comprada por el gremio de mareantes que dice la leyenda que desde 1750 descansa en Corcubión. El mar es el origen de muchas leyendas y creen que esta imagen llegó del mar. Es la verdadera obra maestra, el evangelista San Marcos. Esta figura sedente en madera policromada fue trabajada según el estilo gótico, con influencias de la escuela veneciana, las relaciones con Italia eran muy fluidas. También hay que detenerse en el rosetón, y en los capiteles que sustentan el arco triunfal con serpientes de dos cabezas.
Al salir al exterior nos damos cuenta de que la iglesia no le hace sombra a la belleza de la placita. Seguimos a los peregrinos que antaño tuvieron un hospital de peregrinos. Esta estrella de David con una vieira dentro puede que estuviese en su fachada.
El camino sigue por el campo del rollo, ahora parque infantil, y antes donde ajusticiaban a los reos. Antes de continuar el camino vamos a detenernos en esta villa cuyo casco viejo está declarado Conjunto Histórico Artístico . Las consecuencias del plan de reforma y protección de 74 edificios son claramente perceptibles. El galardón premia las bellas muestras de arquitectura civil que muestran sus calles, fiel reflejo del auge económico que vivió la villa durante el siglo XVIII. Un ejemplo esta casa de los Altamira la familia que le dio un fuerte empuje a Corcubión.
Está llena de casas con solera, de escudos, porque esta villa siempre ha sido el puerto principal, con relaciones muy importantes con Italia, la capital de la zona, en suma. Una villa de servicios y turística por razones obvias, que llegó a tener plaza de toros.
Para defenderla se construyó en el siglo XVIII el Castillo del Cardeal . Con el castillo de Ameixende que estaba en frente hacían fuego cruzado sobre el que se atrevía a atacar la zona. Por todo esto no tardó en organizar un feria medieval que ya va por la cuarta edición. Nos alejamos por un instante del paseo marítimo para conocer la Iglesia de San Pedro de Redonda , del siglo XIII, Bien de interés cultural, con unas características cruces de piedra. En el interior guarda valiosas pinturas renacentistas.
Antes de irnos contemplamos este mar tan plácido y nos resulta increíble que estemos en plena costa da morte.
Sólo las olas que frenan las Islas Lobeiras nos devuelven a la realidad.
En la playa de Quenxe también todo es calma y belleza.
Aunque no es una villa de pescadores en su puerto varan varias embarcaciones. La proa de los barcos es el mejor hombre del tiempo. Cuando están hacia el puerto se acerca el nordeste con buen tiempo.
Otra lección del mar es que navegando el camino más rápido no es el recto. Cuando nos marchamos descubrimos que es una enseñanza aplicable a la vida.


Comparte esta página o añade un comentario en tu Facebook



Última actividad en Facebook