Mapa de recursos


EL MONASTERIO DE XUBIA

Añadir a digg | Añadir a technorati | Añadir a wikio | Chuza esta nova | Añadir a Menéame | Añadir a Del.icio.us | Añadir a Yahoo | Añadir a tuenti | Añadir a fresqui | Añadir a facebook | Añadir a newsvine | Añadir a stumbleUpon | Añadir a spurl | Añadir a blinklist



 

El Monasterio de Xubia es uno de los monumentos mas interesantes de la comarca de Ferrolterra.

El origen del monasterio de Xubia, popularmente denominado de O Couto se supone muy antiguo. De él se conserva la Iglesia románica del siglo XII de planta basilical de tres naves y ábsides semicirculares de gran interés arquitectónico. En el interior se encuentra el sepulcro medieval de Rodrigo Esquío, del siglo XV.

 
Desde el siglo IX las orillas del Xubia acogen el que llegaría a ser uno de los principales monasterios cristianos de la Península.
En el siglo XII San Martiño de Xubia alcanza su máximo esplendor de la mano de la orden de Cluny. Se levanta entonces el actual templo románico, cuya planta basilical de tres naves, rematadas en sus respectivos ábsides de planta semicircular, recuerda a la compostelana Colegiata del Sar. La nave mayor se separa de las laterales por medio de grandes pilares a los que se adosan columnas con capiteles esculpidos. Sobre ellos vienen a descansar los arcos de medio punto. Una restauración, hace unos treinta años, elevó unos centímetros la cubierta de las naves, de madera a dos aguas, al tiempo que se descubrió la piedra que permanecía oculta bajo el caleado de los muros interiores. No fue la única sorpresa que trajo la obra. El sepulcro gótico de un miembro de la familia Esquío dejó de asustar a los niños en las dependencias de la iglesia y se emplazó en su lugar original en el templo con honores de pieza gótica de gran valor. Otras tumbas de cantería revelan que la iglesia monasterio fue cuna de los Condes de Treba. A San Martiño de Xubia se venían a retirar hijos de reyes y personajes de la alta nobleza.
No escogían mal lugar. La ría de Xubia debía ser muy tranquila en otros tiempos. Ahora sigue teniendo encanto, pero el paisaje, cruzado por el puente de la autopista, es muy diferente. La paz y el sosiego se refugian en el área recreativa de O Couto, en el entorno del Monasterio. No sabemos qué harían los monjes por aquí, quizá ahora campamos por lo que antes era su huerta o el bosque. Lo cierto es que es un sitio delicioso para pasar la tarde, ir de comida o merienda y relajarse dando un buen paseo.


Comparte esta página o añade un comentario en tu Facebook



Última actividad en Facebook