Mapa de recursos


LAS CIES SON UN REFERENTE PARA TODOS LOS VIGUESES

Añadir a digg | Añadir a technorati | Añadir a wikio | Chuza esta nova | Añadir a Menéame | Añadir a Del.icio.us | Añadir a Yahoo | Añadir a tuenti | Añadir a fresqui | Añadir a facebook | Añadir a newsvine | Añadir a stumbleUpon | Añadir a spurl | Añadir a blinklist



 

La visión del mas perfecto horizonte marino.

Es la postal mas típica de su mar y la preferida de todos. Desde el Hospital Xeral, desde el parque del Castro, cuando se entra en Vigo por Rande o por Baiona, desde a Guía, desde Samil. O desde el puerto.. Las Cíes están siempre presentes en el horizonte.

 
Rompen la mañana azul. Engrandecen la tarde dorada. Rasgan el lienzo del cielo. Fascinan con su naturalidad. Y seducen con su simple presencia.
Son las Cíes. La expresión paraíso natural viene como anillo al dedo a estas islas de ensueño. Los vigueses nacen con el reflejo de las Cíes en los ojos y crecen aprendiendo a dibujar su silueta. Las Cíes son terreno abonado para dejar volar la imaginación. Allá donde queramos divisar el fondo de laRía de Vigo, desde la Guía, Chapela, desde O Castro..., las islas recortan el horizonte con un festival de desniveles.
Las Islas Cíes, las tres, ya antiguamente eran un referente para los vigueses.
Tan sólo están separadas de la urbe viguesa por un brazo de mar. Apenas unas 9 millas. Y aunque mar de por medio, este islario que contemplamos, no deja de ser una prolongación de la misma ciudad, la mano derecha de su riqueza natural y turística.
De espectacular belleza accidentada, este pequeño archipiélago de las Rías Baixas es para muchos, a parte de postal paisajística, un seguro de supervivencia.
Las Cíes continúan vigilando la entrada de la Ría, tan impertérritas como cuando las visitó el mismísimo Julio César o cuando las describió el geógrafo Plinio denominándolas ?Islas de los Dioses?.
La magia que las envuelve las ha hecho merecedoras de ser Parque Natural desde 1980 y Parque Nacional desde hace dos años otorgándole así, desde julio de 2002 la máxima figura de protección. Esto supondrá entre otras cosas compaginar el disfrute con el conocimiento y el respeto por el entorno.
Baiona, Panxón, Monteferro... son algunos de los miradores naturales para los amantes de estas islas.
Aunque desde esta costa, mire por donde se mire, la belleza está servida.
Intuimos su encanto, su riqueza y su aspecto totalmente agreste. Pero para comprobarlo deberemos embarcar en uno de los puertos desde los que la naviera MAR DE ONS organiza los viajes a las Cíes.
Viajes a diario en verano y en Semana Santa, precios asequibles y horarios múltiples. El corazón se nos acelera cada vez que nos acercamos más a sus formas amables recubiertas de dunas y grandes arboledas.
No es de extrañar que cautiven a todos aquellos que las visitan.
Cierto es que no hace falta ir a una isla griega o a un paradisíaco lugar del caribe. En Cíes reposarás en un paraje idílico en el que los días, como ya verán, pasan sin prisas. En definitiva, tienen las Islas Cíes la cualidad de enamorar e incluso de embrujar a todos los que ellas quieran.


Comparte esta página o añade un comentario en tu Facebook



Última actividad en Facebook