Mapa de recursos


LAS BELLAS RIAS BAIXAS.

Añadir a digg | Añadir a technorati | Añadir a wikio | Chuza esta nova | Añadir a Menéame | Añadir a Del.icio.us | Añadir a Yahoo | Añadir a tuenti | Añadir a fresqui | Añadir a facebook | Añadir a newsvine | Añadir a stumbleUpon | Añadir a spurl | Añadir a blinklist



 

Enclaves ideales para pasar unas vacaciones.

En la parte sur de la costa atlántica gallega se abren cuatro grandes rías entre Muros, al norte y Bayona, al sur. Su excepcional clima y espacios naturales de enorme belleza las convierten enenclaves ideales para pasar unas vacaciones y conocer los principales centros urbanos de la Galicia veraniega.

 
El verano gallego tiene nombre y apellidos. Las Rías Baixas garantizan el turismo de sol y playa en la costa septentrional de nuestro país. Descubrirlas es embarcarse en un crucero paisajístico surcando una ruta marítima que va desde laplaya al mar abierto, que pasea frente a acantilados y que hace escalas en islas de ensueño.
La más sureña es la Ría de Vigo. Este mar pertenece a los poetas medievales, a los trabajadores de los centros industriales más importantes de Galicia y a sus marineros. Las gentes de la mar reconquistaron algo que ya les pertenecía. Su heroica actuación tras el naufragio del petrolero Prestige en noviembre de 2002 evitó que la marea negra contaminase las Rías Baixas. La normalidad ha regresado a sus trabajos y a su paisaje.
No sólo se han salvado los empleos vinculados al sector pesquero, sino también los que dependen del turismo. La Ría de Vigo cuenta con numerosos enclaves muy atractivos como destinos vacacionales. Baiona, medieval y marinera a partes iguales. Nigrán, un balcón que mira a las islas Cíes, bien sea desde la inmensa playa América o desde Monteferro.
Al otro lado, las playas bordan los bajos de la falda de los montes del Morrazo, desde Moaña hasta Cangas.
El perfil omnipresente de Cíes, el archipiélago guardián de la Ría de Vigo, se despide del viajero en Cabo Home.
Tras alcanzar Aldán y Bueu, se recomienda embarcar en el puerto deportivo de Aguete y abrir bien los ojos mientras dure la travesía por la Ría de Pontevedra. Lo que le espera es un recorrido delicioso si supera la tentación de fondear en las ensenadas de Marín, frente a tranquilas playas de ría. La calma es la mejor definición porque la travesía por la Ría de Pontevedra carece de peligros y dificultades. Hasta el piloto menos experimentado podrá saludar a la isla de Tambo al cruzar hacia la otra orilla. Y detenerse de nuevo en los arenales de Poio y Sanxenxo, hasta desembarcar en el puerto deportivo de la capital del verano gallego. Seguro que le hacen un sitio entre los cien mil habitantes que la pueblan en los meses de julio y agosto.
La extensa playa de A Lanzada es el final salvaje de la Ría de Pontevedra. La península de O Grove inaugura un nuevo territorio, la Ría de Arousa. El mar arousano cobija muchos modos de celebrar el buen tiempo: exquisitos homenajes gastronómicos protagonizados por el marisco, excursiones monumentales con epicentro en la histórica Cambados y vacaciones de alto standing en la isla de A Toxa. Parecería que ya está todo descubierto en la Ría de Arousa y sin embargo, aún quedan refugios, no solitarios, pero sí carentes de aglomeraciones. La Illa de Arousa, frente a las costas de Vilanova, concentra la esencia de las Rías Baixas.
Paisaje, gastronomía marinera y tranquilidad. A Illa tiene 36 kilómetros de costa, de los que 11 son playas. A algunas hay que acceder a pie, enclavadas en el Parque Natural de Punta Carreirón, una privilegiada reserva biológica. El turismo sin agobios ya las ha descubierto.
La falta de infraestructuras se compensa, por el momento, con dos cámpings, pero lo que no le falta a A Illa son atractivos. Su privilegiada situación, en el corazón del Salnés y próxima a los grandes centros turísticos de la comarca, la convierten en parada obligada en una travesía veraniega por la Ría de Arousa.


Comparte esta página o añade un comentario en tu Facebook



Última actividad en Facebook