Mapa de recursos


Allariz, Playa Verde

Añadir a digg | Añadir a technorati | Añadir a wikio | Chuza esta nova | Añadir a Menéame | Añadir a Del.icio.us | Añadir a Yahoo | Añadir a tuenti | Añadir a fresqui | Añadir a facebook | Añadir a newsvine | Añadir a stumbleUpon | Añadir a spurl | Añadir a blinklist



 

Allaríz es un de los entornos mas hermosos de la provincia de Ourense.

Allaríz es, hoy en día , uno de los puntos de referencia del turismo gallego de interior. Una villa excelentemente cuidada con molinos reconvertidos en casas de turismo rural, antiguas fábricas recuperadas. Por todo ello ha merecido el premio Europa Nostra.

 
Pocos lugares pueden presumir de una historia tan dilatada como Allariz. La cronología de la villa es una síntesis de la historia de Galicia. Nació alrededor de un castro sobre el río Arnoia. Después se convirtió en estación militar romana y más tarde tomó el nombre de su fundador, el militar suevo Alarico. Entre los siglos XI y XIV ostentó la capitalidad de Galicia y fue cuna y lugar de crianza de varios reyes y príncipes hispánicos. La monumentalidad de su casco urbano, de fuerte impronta medieval, estaba a la altura de una villa que era corte real, alrededor de un castillo-fortaleza del que apenas quedan restos. Y casi son las únicas ruinas que quedan en Allariz, gracias a un milagro llamado rehabilitación que le ha devuelto identidad y la ha abierto al turismo. Que ofrece servicios para una excelente calidad de vida a los de dentro y muchos atractivos para los visitantes.
El primer paso fue entender que el río Arnoia es la columna vertebral de Allariz. El acondicionamiento de sus riberas permitió el descubrimiento de auténticas joyas de arquitectura popular, tales como molinos y fábricas de curtidos, hoy convertidos en museos, restaurantes y casas de turismo rural con mucho encanto.
Con la creación del Parque Etnográfico del Río Arnoia, Allariz pasó a experimentar un nuevo concepto de museo, por y para la memoria de los vecinos. Por ejemplo, la Fábrica de Curtidos Nogueiras, una de las 22 curticiones con las que llegó a contar el concello en las primeras décadas del siglo XX. Para hacernos una idea, sólo esta pequeña industria surtía a unos 200 artesanos de toda la comarca. Hoy podemos conocer cómo funcionaba.
Además del cuero, el lino, colecciones de juguetes, un museo iconográfico y la Casa de Vicente Risco completan una red cultural estable en Allariz. Para equipararse a esta oferta, los servicios e infraestructuras turísticas tuvieron que actualizarse. Y lo hicieron siguiendo los mismos criterios de respeto por el entorno y puesta en valor del patrimonio. La Torre Lombarda, antigua edificación defensiva, casa grande después y fábrica de curtidos en el XIX, es ahora un establecimiento hotelero para viajeros que buscan algo diferente.
Allariz es hoy una referencia en toda Galicia, el espejo en el que quisieran mirarse otras villas que empiezan a librar batallas contra el feísmo y la desidia. Las riberas del Arnoia, donde todo comenzó, una vez más, para Allariz, demuestran que ha merecido la pena. La balanza se inclinó del lado del buen gusto y la calidad de vida. Los paseos por el Arnado o por la playa fluvial de Acearrica son una de las razones que explican que, por primera vez tras décadas de emigración y abandono, la población de Allariz vuelve a crecer.


Comparte esta página o añade un comentario en tu Facebook



Última actividad en Facebook