Mapa de recursos


TURISMO DE SALUD.

Añadir a digg | Añadir a technorati | Añadir a wikio | Chuza esta nova | Añadir a Menéame | Añadir a Del.icio.us | Añadir a Yahoo | Añadir a tuenti | Añadir a fresqui | Añadir a facebook | Añadir a newsvine | Añadir a stumbleUpon | Añadir a spurl | Añadir a blinklist



 

Galicia ha sido a lo largo de la historia un lugar vinculado al termalismo.

Galicia es una de las grandes potencias en turismo termal a nivel español y europeo, y dentro de Galicia la tierra de las aguas calientes por antonomasia es Ourense.

 
Las propiedades de sus aguas ya eran conocidas por los antiguos pobladores de estas tierras.
La vieja costumbre de tomar las aguas nació en Galicia en balnearios tan antiguos como el de Carballiño, Baños de Molgas, el de Arteixo o el de Guitiriz.
Pero por aquel entonces, el balneario por excelencia era el de Mondariz.
En un primer momento, en Mondariz solamente se suministraba agua en bebida. Posteriormente se fueron aplicando otras técnicas, aunque la administración vía oral siguió siendo la protagonista. De ahí la fama de sus dos fuentes, joyas de paso, de la mejor arquitectura.
En Mondariz se vendía vida. Sin duda, fuentes y balneario, eran el corazón de un proyecto que tenía como fin la explotación terapéutica del agua.
El gran mérito de su fundador fue saber aunar ya por aquella época turismo, termalismo, cultura y entretenimiento con salud.
Estos pasos los siguieron la mayoría de las infraestructuras similares. Es decir, que los balnearios han renacido y se han reinventado.
Hoy en día los balnearios son los precursores del turismo de salud. Después de unos años en los quedaron olvidados, vuelven de nuevo con fuerza y con un aspecto totalmente renovado. El concepto ha cambiado. Ya no sólo personas con problemas de salud acuden a los balnearios. También personas que buscan un poco de descanso y tranquilidad o los que buscan entornos diferentes para el tiempo de ocio, se acercan a las aguas termales.
Una opción que cada vez escogen más los jóvenes. Este nuevo producto turístico relacionado con el cuidado de la salud, se ha sumado en los últimos años a una amplia oferta que el sector trata de hacer cada vez más atractiva.
Bienestar, relajación y descanso han superado hoy el viejo concepto sólo relacionado con la curación de afecciones y enfermedades para dar paso al Turismo Termal.
La oferta de este Turismo en Galicia para el nuevo siglo se presenta con más de 30 balnearios repartidos por toda su geografía. Constituye una oferta de las más amplias y variadas de España. Nos podemos encontrar establecimientos que van desde una a cinco estrellas, haciéndola apta para todos los públicos y donde lo primordial es conjugar la salud y el disfrute.
Si decíamos que Mondariz, uno de los mejores balnearios de toda Europa, fue el pionero de todo esto, otros siguieron su línea aprovechando igualmente las propiedades de sus aguas. Es el caso del famoso balneario de A Toxa, en Pontevedra. Un clima agradable, un paraje excepcional y toda la tradición de un establecimiento de abolengo lo hacen más propicio para este tipo de turismo termal.
Lo siguieron más tarde centros como el de Arnoia, Laias o mismo el de Lobios, por el que ya hemos hecho un hermoso recorrido.
No cabe la menor duda de que la estancia en uno u otro balneario dependerá básicamente de las propiedades termales, de los servicios de las instalaciones y de la ubicación de cada centro. Nos acercamos por ejemplo al de Guitiriz, un aspecto totalmente innovador, con todo tipo de comodidades y un amplio programa de actividades al que cada vez acude más gente, sobretodo jóvenes en busca de relax y de ocio.
Pero la edad no es un impedimento para confiar el las propiedades de las aguas que surten este balneario, jóvenes y no tan jóvenes prueban los más avanzados tratamientos terapéuticos desarrollados por el equipo médicos. Unos tratamientos adaptados a las necesidades de hoy en día.
Cabinas de masaje, de algas, fangos, duchas, inhalaciones, chorros, piscinas, relajación, fisioterapia, y programas terapéuticos hechos a la medida del cliente son algunas de las opciones podemos escoger en el balneario, todo dependiendo de la zona a la que nos dirijamos: al área de tratamiento, al circuito termal o a la termo-lúdica.
Obviamente con pequeñas variaciones, y dando su toque especial, hoy por hoy, prácticamente todos los balnearios gallegos están en proceso de renovación. Por eso, no es de extrañar que el nivel de ocupación supere el 85% en el mayor de los casos.
Están de moda, nos gustan y son sanos. Y una vez más se nos brinda la oportunidad de vivir a nuestro aire estos establecimientos.


Comparte esta página o añade un comentario en tu Facebook



Última actividad en Facebook