Mapa de recursos


Un Monasterio Legendario

Añadir a digg | Añadir a technorati | Añadir a wikio | Chuza esta nova | Añadir a Menéame | Añadir a Del.icio.us | Añadir a Yahoo | Añadir a tuenti | Añadir a fresqui | Añadir a facebook | Añadir a newsvine | Añadir a stumbleUpon | Añadir a spurl | Añadir a blinklist



 

Un pájaro es el protagonista de la leyenda que envuelve al Monasterio de Armenteira, uno de los grandes emblemas del valle del Salnés.

Aquí, en Armenteira, encontró el santo varón don Ero su beatitud escuchando el canto de un pájaro que le llevó a nadie sabe donde durante una siesta. Al despertar de ella se encontró con que los monjes no eran los mismos y hasta el monasterio había cambiado. Solo el pájaro cantor seguía trinando en la primavera renacida que rodeaba una pequeña edificación eremita.

 
Se oye el silencio en Armenteira. Nada más que los susurros de las hermanas y los cantos de los pájaros quiebran la paz de este sagrado lugar. Armenteira es lugar de oración desde tiempos inmemoriales, concretamente desde el siglo XII, cuando San Bernardo envió a cuatro monjes para fundar un monasterio, no sé sabe muy bien porque, aunque existen diversas teorías. San Bernardo era, sin duda, conocedor de la historia de aquel caballero, Don Ero, que decidió fundar junto a su esposa un cenobio para hombres y otro para mujeres en una iglesia prerrománica que había en la zona.
Una tarde, Don Ero, caminando por el bosque quedó ensimismado con el canto de un pájaro, de los que le decíamos que se oyen en Armenteira. Cayó en un sueño profundo. Cuando se despertó y volvió sobre sus pasos encontró que el monasterio era otro, y los monjes eran también diferentes. Cuando dijo quien era, los monjes asombrados le dijeron que habían pasado más de doscientos años desde su desaparición, y allí mismo, Don Ero murió.
Sobre esta leyenda se crea piedra a piedra el monasterio de Armenteira, una historia sin duda agitada. Fueron estas piedras guardianas de tesoros y riquezas que allí se acumulaban, de leyendas, de reconstrucciones y de un pasado prerrománico, del que poco queda. En 1834 unos ladrones asaltaron el monasterio, y se llevaron todas las joyas y dinero. Ese mismo año, la desamortización de Mendizábal dejó de Armenteira, tan sólo la leyenda, sumiendo al monasterio en su época más oscura. En 1953 Carlos del Valle Inclán, hijo del poeta, funda la asociación Amigos del Monasterio de Armenteira. Con mucho esfuerzo dejaron el Monasterio como lo conocemos hoy en día. Aquí viven desde hace 19 años 9 hermanas de la orden cisterciense, y quien quiera puede venir a disfrutar con ellas de unos días de retiro y oración, o simplemente dedicarse a la contemplación y el descanso. Lo cierto es que el aspecto de la construcción es simple, pero robusta y austera. Tras la desamortización la iglesia se convirtió en parroquia, por eso quedó intacta, mientras el monasterio sufría degradación y expolios.
La iglesia conserva su fachada primitiva, adornada por una puerta con seis arquivoltas de medio punto y un impresionante rosetón formado por círculos concéntricos tallados en granito.Dentro de la iglesia nos recibe la Virgen de las cabezas, que da fama al lugar, y a la que visitan cada año por el lunes de pascua en romería para quitar los problemas de migrañas y dolores de cabezas.Ya en el monasterio el único lugar al que se puede acceder es al claustro, de planta cuadrada, con arcos de medio punto. Las bóvedas de crucería son distintas según la orientación, con motivos florares o incluso un ángel en oración.
Un monasterio nacido de la leyenda, de cantos de pájaros que sientan bien a las cabezas y de siestas que duran siglos.


Comparte esta página o añade un comentario en tu Facebook



Última actividad en Facebook