Mapa de recursos


Vacaciones en A Pobra do Caramiñal

Añadir a digg | Añadir a technorati | Añadir a wikio | Chuza esta nova | Añadir a Menéame | Añadir a Del.icio.us | Añadir a Yahoo | Añadir a tuenti | Añadir a fresqui | Añadir a facebook | Añadir a newsvine | Añadir a stumbleUpon | Añadir a spurl | Añadir a blinklist



 

A Pobra,junto con Ribeira ,Rianxo y Boiro configuran la ribera mas atractiva de la ría de Arousa

La Costa del Barbanza tiene en A Pobra do Caramiñal uno de sus mas importantes centros de veraneo. Ir a la playa, navegar por la ría, pasear, encontrar en el monte cercano espacios naturales. Todo es posible en este rincón de vacaciones que ya había descubierto don Ramón María del Valle Inclán.

 
Escoltada por el monte de A Curota y rendida ante el mar de Arousa, a Pobra do Caramiñal ha sabido explotar toda su potencialidad. Nacida de pequeñas agrupaciones de pescadores, siempre ha vivido con la mirada puesta en esas aguas superdotadas. Y de ellas parte también la otra gran fuente de riqueza del municipio: el turismo.
Villa hidalga y marinera, en verano florece y se transforma. La población se triplica y en sus 34 kilómetros cuadrados conviven durante los meses estivales más de 30.000 personas. Gentes de distintos puntos de Galicia pero también de fuera. Desde Castilla León, País Vasco o Madrid llegan todos los años visitantes que ya son amigos en busca de hermosas playas. Encuentran algo más: el cariño de un pueblo que se vuelca en el veraneante.
A Pobra do Caramiñal quiere ahora mejorar sus comunicaciones. La principal puerta de entrada es la vía rápida del Barbanza, que en 2007 será una autovía de 40 kilómetros de longitud. Pregunta inevitable es dónde albergar a todos los que año tras año se acercan a este enclave. La oferta es muy variada. Muchos son los que han adquirido aquí una segunda residencia. Otros optan por alquilar una vivienda durante el tiempo que duran sus vacaciones.
Hay también hoteles para todos los gustos. Uno de los más espectaculares es el Pazo Torres de Xunqueiras. El edificio fue levantado en el siglo quince sobre la primitiva torre medieval. A partir de entonces experimentó distintas reformas y hoy en día consta de varios cuerpos y un patio interior. Los que gustan de un contacto directo con la naturaleza tienen en el turismo rural su gran aliado. A orillas de río Pedras, justo en un punto en el que se abre en dos brazos formando una isleta, se encuentra esta casa. De ahí viene su nombre: Entre os ríos, y gran parte de su encanto.
De sus seis habitaciones dobles, dos están en molinos rehabilitados. Pero quizás lo más espectacular es el jardín. La principal preocupación de sus dueños es mantener y recuperar la flora autóctona. Entre os ríos ofrece también la posibilidad de disfrutar del turismo náutico. Un paseo por la ría nos permite conocer las playas de las que presume A Pobra. Dos de ellas con bandera azul. La del Areal ha obtenido este distintivo por primera vez este verano. Cabío, sin embargo, es ya una vieja conocida por la calidad de sus aguas y los servicios que ofrece a los amantes del sol.
La actividad pesquera, marisquera y conservera han marcado a unas gentes que ahora quieren ver también en el mar un lugar para disfrutar del tiempo de ocio. A Pobra se jacta de ser el muelle de descarga de túnidos más importante de España. Una actividad que genera más de 400 puestos de trabajo.
Junto a él, el puerto deportivo. En plena ampliación, la aceptación ha sido tal que sus responsables piensan ya en futuras reformas. Su atractivo está claro: situado en plena villa, apenas unos metros lo separan del centro urbano. Algo que aprecian sobre todo los extranjeros. Sus 280 amarres son un buen punto de partida para disfrutar de los deportes náuticos.
A Pobra también es cultura y cuenta con orgullo a todo aquel que quiera escuchar que por sus calles paseó, hace más de medio siglo, Don Ramón María del Valle Inclán. El creador del Marqués de Bradomín alter ego y protagonista de sus cuatro sonatas, tiene hoy en día su propio museo.
Instalado en la Torre de Bermúdez, resto galante de un hermoso edificio del Renacimiento, acaba de ser objeto de una importante reforma. Manuscritos, fotografías y cuidadas ediciones conviven con elementos singulares. Como este manto de la Real Orden de Carlos Tercero, uno de los tres que aún se conservan.
Señor de la Puebla del Caramiñal, título ilusorio con que él mismo gustó de adornarse, Valle creó incluso su propio escudo de armas. Por encima de todo destaca este escritorio donde probablemente escribió obras como Cara de Plata o Tirano Banderas. Ha sido traído desde Villa Eugenia, casa que encontramos en el casco urbano de la villa.
El recorrido valleinclanesco por A Pobra nos lleva ahora a este pazo barroco del siglo XVIII. Aquí, el escritor disfrutó de la amistad y el cariño de una ilustre familia: los Díaz de Rábago y Aguiar. La Casa Grande de Aguiar es hoy propiedad de la condesa de Fenosa. Junto a él intuimos también el Pazo de O Couto, construido en 1717. Otro punto de interés ineludible es la Iglesia de Santiago do Deán. Es además el punto de partida en el mes de septiembre de la famosa procesión de las mortajas.
Cuerpo y mente exigen un descanso después de un intenso día de playa y cultura. Buscamos ese algo más que nos han prometido. Y es que lo mejor de A Pobra está en el ambiente. En calles, alamedas y terrazas que bullen cuando cae el sol. Espacios para pasear, para charlar, para conocer. Lugares para reír y para jugar…. donde, a veces, los sueños se hacen realidad…


Comparte esta página o añade un comentario en tu Facebook



Última actividad en Facebook