Mapa de recursos


Camino de Silleda

Añadir a digg | Añadir a technorati | Añadir a wikio | Chuza esta nova | Añadir a Menéame | Añadir a Del.icio.us | Añadir a Yahoo | Añadir a tuenti | Añadir a fresqui | Añadir a facebook | Añadir a newsvine | Añadir a stumbleUpon | Añadir a spurl | Añadir a blinklist



 

Silleda es un importante centro agropecuario, con uno de los recintos feriales mas importantes de Europa.

Partimos de Bendoiro y nos desviamos para visitar el Santuario de Nuestra Señora do Corpiño. Volvemos al camino hasta la parroquia de Taboada, admiramos la iglesia de Santiago y cruzamos el puente medieval. Seguimos junto al Pazo de Transfontao y entramos en Silleda por el lugar del Campo, la calle central de la villa.

 
La parroquia de Bendoiro, donde antes finalizábamos nuestro recorrido nos sirve ahora como punto de partida. Esta vez en el pazo, destinado al turismo rural. Peregrinos o caminantes, las puertas están abiertas para descansar en un establecimiento con buen gusto, tradición y todas las comodidades que hoy demandamos.
Igualmente hermoso pero en estado de abandono es el Pazo de Liñares. Este pazo del siglo XVIII compitió en esplendor con los de la Ulla, comarca excelsa en casas grandes y solariegas. Desviándonos de la ruta pocos kilómetros no nos perderemos la visita al Santuario de Nuestra Señora do Corpiño, muy querido para los lalinenses. Edificado en el siglo XVIII y de estilo neoclásico, al parecer su existencia data del siglo X. Su origen se remonta al hallazgo del cuerpo incorrupto de un anacoreta. En otros tiempos, y hoy en menor medida, acudían a él los llamados “endemoniados”, los que padecían enfermedades mentales o los que estaban poseídos por el “meigallo”.
Volvemos a la senda. Retomamos el camino con ánimos renovados ya en el municipio de Silleda. El monumento que recuerda al peregrino anónimo nos hace pensar en cuantos nos han precedido con sus pasos por estos mismos lugares. Parajes que merece la pena visitar y hacia los que nos ha conducido el camino. Y el encanto natural de la parroquia de Taboada es como un premio. Cruzamos el puente medieval transportados de época. Primero fue de madera, de ahí su nombre, Pons Tabulata. Una inscripción nos indica que lleva aquí desde el año 912, eso sí, con reformas posteriores. Calzada romana y camino real se cruzaban en este paso sobre el Deza que pone límite entre los concellos de Lalín y Silleda. Toda la parroquia exhibe su vinculación con la ruta xacobea. En especial, la iglesia románica, dedicada a Santiago Apóstol.
Sea por vocación viajera, por ánimo de senderista o llevado por la fe hacia Compostela, muchos coinciden en afirmar la belleza de este tramo. Este ensueño nos conduce al Pazo de Trasfontao, desde donde señorearon los Montenegro, Varela y Mosquera.
Nos recibe la villa de Silleda, municipio que se ha desarrollado apostando por la agricultura. En el corazón verde de Galicia nos detenemos.


Comparte esta página o añade un comentario en tu Facebook



Última actividad en Facebook