Mapa de recursos


Camino del Pico Sacro

Añadir a digg | Añadir a technorati | Añadir a wikio | Chuza esta nova | Añadir a Menéame | Añadir a Del.icio.us | Añadir a Yahoo | Añadir a tuenti | Añadir a fresqui | Añadir a facebook | Añadir a newsvine | Añadir a stumbleUpon | Añadir a spurl | Añadir a blinklist



 

Desde hace doce siglos el mágico Pico Sacro es la referencia que indica al peregrino que ha llegado a las puertas de Compostela.

Desde Silleda tras desviarnos para conocer el Pazo de Oca, uno de los emblemas de la arquitectura civil gallega, continuamos esta última etapa de nuestra ruta hasta alcanzar el legendario Pico Sacro que, desde hace doce siglos, es para los peregrinos la referencia de haber alcanzado Compostela.

 
Sería imperdonable abandonar Silleda sin hacer una parada en la iglesia románica de Dornelas cuando abordamos la última etapa de nuestro viaje por la Vía de la Plata.
Dornelas es célebre por su ábside semicircular, en el que trabajaron canteros del taller del Maestro Mateo, que a finales del siglo XII dirigía las obras de la Catedral compostelana.
Al pasar por el antiguo recinto castrexo de Castrovite, en Orazo, coronado por la ermita de Santa Mariña, no nos resistimos a encaramarnos a su cima para fijar una suave perspectiva de las parroquias de Orazo, Loimil y Oca, en el municipio de A Estrada.
En este punto, hay que desviarse, una vez más, del camino xacobeo para no perderse la visita a uno de los emblemas de la arquitectura civil gallega, el Pazo de Oca. Este Versalles en Galicia de jardines fastuosos y fuentes y estanques propios de la ensoñación romántica ha fecundado la imaginación de generaciones de artistas. Su aspecto actual corresponde a las obras de remodelación de una antigua casa fuerte del siglo XV que tuvo lugar entre los siglos XVII y XVIII. Fue propiedad del arzobispo de Santiago, Alonso de Fonseca y después estuvo vinculado a varios apellidos gallegos con solera.
Ya que, como decía el poeta, se hace camino al andar, Vedra hace honor a su nombre. Vedra es vereda, senda, camino. La denominación más ajustada para un municipio por el que transitaban peregrinos por la Vía de la Plata, cruzando calzadas romanas y siguiendo los pasos de comerciantes y buhoneros que emprendían el Camino de Chaves desde Portugal. Desde tiempos remotos Ponte Ulla fue lugar de parada y fonda, de mesones y apoyo a caminantes.
Quien emprenda el camino de Santiago conocerá, de paso, todo el municipio. En la parroquia de Vilanova, lugar de Outeiro, la capilla dieciochesca de Santiago señala que estamos en el buen camino, aquel que nos conducirá a la ya próxima Compostela. Detrás, una fuente barroca trasladada aquí en 1724 hace las veces de parada y descanso para los peregrinos, que se entretienen con una inscripción que cuenta la leyenda de la Reina Lupa y el dragón que habitaba el Pico Sacro.
Y, por fin, en el municipio de Boqueixón, aparece ante nosotros. El Pico Sacro, centro magnético capaz de deshacer tormentas, el feudo de un dragón que comandaba la Reina Lupa a quien pidieron asilo los discípulos de Santiago que venían a darle sepultura. El poder de la fe pudo más y el cuerpo de Santiago completó su viaje hacia el monte Libredón. Desde hace doce siglos el Pico Sacro es la referencia para el peregrino, que toma fuerzas cuando lo divisa y estira su aliento para coronarlo, a las puertas de Compostela.


Comparte esta página o añade un comentario en tu Facebook



Última actividad en Facebook