Mapa de recursos


CAMINO DE ARZUA.

Añadir a digg | Añadir a technorati | Añadir a wikio | Chuza esta nova | Añadir a Menéame | Añadir a Del.icio.us | Añadir a Yahoo | Añadir a tuenti | Añadir a fresqui | Añadir a facebook | Añadir a newsvine | Añadir a stumbleUpon | Añadir a spurl | Añadir a blinklist



 

Seguimos el curso del Tambre en un trayecto lleno de encantos naturales.

Desde Sobrado dos Monxes nos queda un tramo de 19 kilómetros para terminar el trayecto del Camino Norte y confluir con el Francés para llegar a Compostela. Esto sucederá en Arzua tras atravesar el municipio de Boimorto.

 
Este lugar se convierte, para el viajero catador de paisajes, en un espléndido mirador de largas perspectivas.
Aquí iniciamos nuestra nueva etapa. La laguna de Sobrado, que fue creada por los monjes cistercienses alrededor del año 1500 para abastecerse de agua y truchas, forma hoy una parte imprescindible del paisaje. Crece en sus aguas una vegetación de juncos y nenúfares que le dan al entorno una sensación de profundo sosiego y dulzura. Y a menudo podemos ver escenas como estas. Seríamos capaces de quedarnos horas y horas en su orilla y siempre descubriríamos algo nuevo. Pero todavía nos separan 19 kilómetros de nuestro próximo destino, Arzúa. Además el camino nos prepara nuevas sorpresas.
Cruzamos la parroquia de Porta, capital municipal de Sobrado y nos adentramos en la de Carelle. Un tramo empedrado del Camino Norte conduce al caminante-peregrino a la iglesia parroquial. Son los devotos de San Lorenzo los que más la visitan, y más el 24 de agosto, por ser el día de su patrón.
Los cursos de los ríos siempre fueron buenos guías en las rutas de peregrinación. En esta ocasión el Tambre, será nuestro fiel acompañante. Además, éste, como todos los ríos, son los que siempre nos han ofrecido las mejores postales para nuestra colección viajera.
Y sobre las aguas del Tambre entramos en el municipio de Boimorto. Este municipio conserva reliquias. Como la iglesia de Ánxeles. Tendremos que entrar para poder admirar el arco triunfal románico que conserva. También los capiteles con motivos vegetales. Todo de la primera mitad del S.XII Vale la pena desviarse un poco del camino para visitar la iglesia de San Cristovo de Dormeá. En la actualidad presenta un aspecto algo descuidado, pero se puede apreciar en sus laterales los elementos de lo que fue esta construcción en el siglo XII; como los contrafuertes o el arco de su puerta.
Deberemos cruzar Boimil y el centro de Boimorto, la parte más urbana de nuestro viaje, para que nuestros ojos dejen de parpadear por un instante. La parroquia de Sendelle no se encuentra en el mismo camino pero sería un error estar tan cerca y no conocer la iglesia románica del siglo XI que conserva. Una joya que ha realzado su valor histórico hace relativamente poco al descubrirse en su retablo esta belleza pictórica con escenas de la última cena.
Nuestra etapa está llegando a su fin. Sólo resta cruzar Viladavil para llegar a la villa arzuana, que goza de gran importancia desde que se inician las peregrinaciones a Santiago. Y es que ya dicen que las peregrinaciones convirtieron a Arzúa en un lugar de paso a Compostela, donde el hombre y la naturaleza aprendieron a convivir.
Aquí haremos noche, y tenemos donde escoger, podemos quedarnos a las orillas del Iso, en el albergue de Ribadiso, antiguo hospital de peregrinos y hoy uno de los más hermosos de todas las rutas que conducen a Santiago. Pero si prefieres acercarte a la propia villa puedes quedarte en este otro, igual de acogedor y cuidado.


Comparte esta página o añade un comentario en tu Facebook



Última actividad en Facebook