Mapa de recursos


Arousa, un Mar de Riqueza

Añadir a digg | Añadir a technorati | Añadir a wikio | Chuza esta nova | Añadir a Menéame | Añadir a Del.icio.us | Añadir a Yahoo | Añadir a tuenti | Añadir a fresqui | Añadir a facebook | Añadir a newsvine | Añadir a stumbleUpon | Añadir a spurl | Añadir a blinklist



 

Un paraíso natural que esconde bajo sus aguas pescados y mariscos de fama en todo el mundo.

Mejillones de la Ría de Arosa, almejas y berberechos de Carril, vieiras de Cambados, pulpo de la Illa de Arousa, camarones y nécoras del Grove. En realidad cada pequeño puerto de esta ría se ha especializado en un tipo de pescado y marisco y degustarlo en sus riberas es todo un placer.

 
El mar del Apóstol no es sólo una bonita postal. Es una factoría, y de las más modernas que puntúa muy alto en ese 10 por ciento del producto interior bruto que suponen la pesca y el marisqueo en Galicia, y contribuye, además, en un volumen de negocio que supera los dos mil millones de euros.
La flota que faena dentro de nuestras aguas territoriales es la más numerosa en Arousa, con distintas modalidades pesqueras: arrastre de fondo, artes de enmalle, cerco o nasas, entre otras.
Las caldeiradas de pescados y las mariscadas gallegas alcanzan cotas legendarias y son objeto de deseo. Por eso la exportación mueve unos 150 millones de euros anuales.
La costa del mar del Apóstol, desde Ribeira, A Pobra y Rianxo, al norte, y A Illa, Cambados y O Grove, al sur, es un enclave natural privilegiado en el que se desarrollan estas exquisiteces.
En las ensenadas de Carril las mujeres arañan la arena en busca de almejas, berberechos y navajas. Las mariscadoras de a pie han conseguido dignificar su profesión, se han unido para luchar por precios más competitivos y que les permitan vivir de su trabajo. Ahora tienen carnet profesional y reciben cursos de formación, siembran las playas y mantienen una actitud vigilante en contra del furtivismo.
El marisqueo a flote es otra modalidad. Con nasas se capturan nécoras, lumbrigantes y cangrejos, el centollo con el trasmallo, y vieiras y ostras con rastros.
El puerto de Cambados es uno de los más destacados de Galicia, ya que cuenta con más de trescientas embarcaciones, que se echan a la mar en busca de la reina de estas aguas: la vieira. En este puerto, más de mil quinientas personas tienen en el mar su puesto de trabajo, que genera además otro tipo de actividades industriales y que hace de Cambados un pueblo netamente marinero.
Nada desdeñable es el pujante subsector dedicado a los cultivos marinos, con gran número de bateas de ostra y de mejillón. En otro tiempo, eran famosos los bancos naturales de ostras en la ría, hoy desaparecidos. Pero gracias a la acuicultura, podemos seguir disfrutando de la inmensa riqueza del fondo de esta agua.
Nos situamos enfrente de O Grove, surcando un océano de 2.000 bateas, fuente de trabajo y de delicias gastronómicas. En cualquier parte sorprendemos a los mariscadores con los trabajos del mejillón. Y ya casi nos imaginamos paladeando el sabor del mar.
El polígono de bateas de Porto Meloxo está gestionado por la primera cooperativa de mejillón del país en número de socios y volumen de negocio. Sus resultados confirman el liderazgo de la Ría de Arousa en el sector, convertida así en una moderna industria.
Está claro que la riqueza de las aguas es el factor determinante, pero esto no se conseguiría sin un primoroso trabajo.
El mismo esfuerzo que ha hecho de Ribeira el primer puerto de España en pesca de bajura. Los amarres de Corrubedo, Aguiño y Ribeira constituyen la tercera flota pesquera de Galicia, después de las de Vigo y A Coruña. Una actividad que hunde sus raíces en la prehistoria y que resurgió en el siglo XVIII. Hoy en día, pesca, marisqueo y las industrias derivadas constituyen la principal ocupación del mar de Arousa.


Comparte esta página o añade un comentario en tu Facebook



Última actividad en Facebook