Mapa de recursos


De Pontesampaio a Pontevedra

Añadir a digg | Añadir a technorati | Añadir a wikio | Chuza esta nova | Añadir a Menéame | Añadir a Del.icio.us | Añadir a Yahoo | Añadir a tuenti | Añadir a fresqui | Añadir a facebook | Añadir a newsvine | Añadir a stumbleUpon | Añadir a spurl | Añadir a blinklist



 

Cruzamos el Verdugo por Pontesampaio, escenario de la batalla librada contra los franceses

Siguiendo la ruta hacia Pontevedra encontramos A Ponte Nova que nos conduce a Vrea Vella, uno de los mas hermosos lugares de todo el Camino Portugués. Pasaremos por Boullosa y Bértola y entramos en Pontevedra por el camino del Gorgullón hasta llegar al Santuario de la Virgen Peregrina.

 
David era un puñado de gentes armadas con un cañón de madera. Goliat, el ejército de Napoleón. El puente romano de Pontesampaio fue el escenario de este episodio de la Guerra de la Independencia, y el río Verdugo ejecutó las sentencias. Los del pueblo eran menos y sus armas más pobres, pero consiguieron lo imposible, ganaron a los franceses. Las crónicas de la hazaña colosal asaltarán al peregrino, quien al tiempo que cruza el histórico puente, hace su entrada en el ayuntamiento de Pontevedra.
En Pontesampaio estuvo emplazada la fortaleza de San Paio de Lutto, vinculada a doña Urraca y a Xelmírez, de la que ya no quedan restos. En cambio, sí que se conservan los muros y puertas laterales, románicos del siglo XII, de la iglesia parroquial de Santa María.
El camino ha sido desde sus inicios un punto de encuentro cultural y lo sigue siendo. Grupos, como la Asociación de Amigos del Camino Portugués, mantienen vivo su espíritu primigenio, lo cuidan y promueven su conocimiento. Ellos se conocen cada centímetro de esta senda Xacobea y para no pocas personas, el entorno de la pontella de A Ponte Nova es uno de los más hermosos de este tramo. El frescor del río y del verdor de sus orillas son un pequeño paraíso en el Camino Portugués, que en la mayor parte de las ocasiones discurre por núcleos de población y lugares muy transitados. La pequeña merienda al aire libre da paso al esfuerzo para afrontar la subida por la ?Vrea vella da Canicouva?. Este antiguo camino empedrado, resto de una calzada romana, lleva al monte de la Canicouva. Después el camino atraviesa el valle de Tomeza hasta llegar a la ciudad de Pontevedra. Pero antes, justo en el límite con Vilaboa, hay que hacer una parada en la capilla de Santa Marta. Muchos peregrinos se detienen a orar ante el Cristo del Buen Viaje, ya que aquí siempre encontrarán las puertas abiertas.
Entrando en la ciudad del Lérez el peregrino encontrará el albergue, de reciente construcción, y un excelente punto de información acerca del Camino Portugués. Después de sellar su credencial, si sigue el camino tiene que atravesar el centro urbano para llegar a la capilla de la Virgen Peregrina. La capilla de la Peregrina proclama la vinculación de Pontevedra con el camino. Es una gran concha de vieira para aplacar la sed espiritual de los peregrinos a Compostela, proyectada por Arturo Souto en 1778. Por lo demás, es un templo de factura neoclásica con elementos decorativos de reminiscencia barroca.
Su interior no es menos solemne. Los signos xacobeos son una constante.
La Virgen ocupa el lugar central en un retablo de ornamentación profusa obra de Melchor de Prado. La Peregrina es la patrona de la provincia y la guía para los peregrinos que andaban un poquito desorientados.
Pero es además uno de los emblemas de esta ciudad desde la plaza que lleva su nombre a las puertas de la Pontevedra monumental.


Comparte esta página o añade un comentario en tu Facebook



Última actividad en Facebook