Mapa de recursos


Pontevedra, Capital de la Provincia y de las Rías Bajas

Añadir a digg | Añadir a technorati | Añadir a wikio | Chuza esta nova | Añadir a Menéame | Añadir a Del.icio.us | Añadir a Yahoo | Añadir a tuenti | Añadir a fresqui | Añadir a facebook | Añadir a newsvine | Añadir a stumbleUpon | Añadir a spurl | Añadir a blinklist



 

En Pontevedra nos aguarda uno de los conjuntos históricos y monumentales mas importantes de Galicia.

Pontevedra es dueña de un precioso casco antiguo, declarado de Interés Histórico-Artístico.Decía el escritor Gonzalo Torrente Ballester que Pontevedra tiene las dimensiones adecuadas para una novela y muchas han tenido como escenario su portentosa zona monumental, la segunda mejor conservada y de mayor extensión de Galicia después de la de Compostela.

 
Dice la copla popular que ?Pontevedra é a boa vila que da de beber a quen pasa, na Fonte na Ferrería e na de San Bartolomé na Plaza?.
Y es que Pontevedra pasó de cruce de caminos a lugar de encuentro, y todos pueden disfrutar de su historia y de su agua.
Además, el casco viejo de la ciudad del Lérez, la ciudad que fundó Teucro, según la leyenda, tiene mil referencias que no pasan inadvertidas y que hoy se pueden disfrutar gracias a la peatonalización de su zona vieja.
La belleza se dispara en cada rincón y el arte brota en todas las esquinas. El recorrido por este mar de perlas, empieza casi siempre aquí, en la Peregrina, en el mayor símbolo xacobeo de la ciudad. En la Peregrina, de finales del s.XVIII y con planta circular en forma de vieira, se venera la Patrona de Pontevedra, que es francesa y que llegó aquí de la mano de unos peregrinos de aquellas tierras.
Pero seguimos en el mejor escenario pontevedrés, y es que la Ferrería es una de las grandes postales. Se llama así por las forjas que había en los soportales. Animada y céntrica, se encuentra en torno a la emblemática fuente del S.XVI, que a parte de belleza, le imprime historia y carácter. También modela su amplio contorna el Convento de San Francisco: templo que data del S. XIII. Esta es la principal ruta de peatones, peregrinos y turistas y que se prolonga hasta la pétrea plaza de la Leña. Un rincón fascinante y emotivo por su atmósfera de sencillez antigua.
La Leña cimienta su prestigio en el Museo Provincial de Pontevedra: cinco emblemáticos edificios que recogen detalle a detalle los mejores testigos del pasado.
Seguimos caminando por sus calles y nuestra imaginación vuela, como lo hicieron también las más prestigiosas: Torrente Ballester, Valle Inclán, Castelao o Curros Enríquez entre otros, se rindieron ante la belleza pontevedresa.
Muestra de ello es también la iglesia de San Bartolomé. Obra de los jesuitas, y como casi todas de éstos, barroca y del S.XVII.
Desde ella, a un tiro de piedra otra plaza, la de Mugartegui, que de paso nos brindará la oportunidad de conocer uno de los palacios más emblemáticos de la ciudad, hoy convertido en centro cultural.
Cualquiera de sus calles es un escándalo de bonita, como esta que nos conduce al viejo edificio del Casino, o la Plaza del Teucro, una plaza de naranjos, pazos y casas señoriales. Y de grandes señores también fue esta otra, la Casa del Barón que desde el S.XVI guarda múltiples historias: las que se pueden dar en un granero, en una masonería y en la actualidad las de un buen parador de turismo.
A cada paso que damos la genialidades crecen. Y es que esta Basílica impone. Se trata de Santa María la Mayor. Lo gótico y lo plateresco se dan la mano para sorprender a cualquiera que se acerque a visitar a su Cristo del Buen Viaje.
Ya frente al también elegante edificio del Palacio Municipal encontramos otro saco de riquezas. Cristóbal Colón y los héroes de Pontesampaio habitan en la bandera verde del casco viejo, la Alameda. Este rincón del paseo es urbanismo decimonónico, rodeado de grandes edificios. Al lado las ruinas de Santo Domingo, que son el acento melancólico de nuestro viaje.
Y unos metros más adelante, después del instituto de Valle Inclán esta el Pazo de la Diputación Provincial. Una emblemática obra de Alejandro Rodríguez Sesmeros, que a parte de centro de decisión política, lo es también de riqueza y dinamismo cultural. Una riqueza, sin duda, bien merecida por Pontevedra.


Comparte esta página o añade un comentario en tu Facebook



Última actividad en Facebook