Mapa de recursos


Portomarín, la Belleza de lo Sencillo y Armónico

Añadir a digg | Añadir a technorati | Añadir a wikio | Chuza esta nova | Añadir a Menéame | Añadir a Del.icio.us | Añadir a Yahoo | Añadir a tuenti | Añadir a fresqui | Añadir a facebook | Añadir a newsvine | Añadir a stumbleUpon | Añadir a spurl | Añadir a blinklist



 

Una villa de gran riqueza monumental y paisajística con especial encanto.

El antiguo Portomarín, una villa con la hermosura de lo sencillo y lo armónico.Portomarín quedó anegada por las aguas del embalse de Belesar. Los principales monumentos fueron trasladados y la antigua villa ha sido totalmente reconstruida, siendo en la actualidad famosa por su belleza de tradición medieval. El nuevo Portomarín supo compaginar la modernidad con la historia.

 
Una belleza que en ocasiones se nos permite adivinar.
Portomarín fue uno de esos pueblos que en la década de los sesenta del pasado siglo quedaron anegados por las aguas de los embalses que se construyeron. En Portomarín esto sucedía en 1963 con la construcción del embalse de Belesar. Para los vecinos del lugar ahí murieron muchos recuerdos, muchas vivencias y parte de la magia que envuelve las aguas del Miño a su paso. Es un entorno inspirador de las más fantásticas leyendas, incluso se dice que aquí la Virgen María, huyendo del poder de Herodes, hizo calmar las aguas del Miño para poder cruzar sin que se despertase el niño Jesús.
Pero la vida continúa y no sólo quedan historias y sueños de lo que fue el pueblo de Portomarín, pues a parte de un pueblo sumergido que queda al descubierto en ocasiones, existe otro pueblo, el rescatado de una muerte que había sido anunciada.
Para la construcción del nuevo Portomarín se rescataron sus más destacados monumentos y se evitó lo prefabricado, siendo la villa en la actualidad famosa por su belleza de tradición medieval. Para igualar las históricas piedras de sus monumentos, tuvieron la sensibilidad de construir con iguales materiales sus calles porticadas y empedradas.
Cruzamos el gran puente sobre el río y entramos en la villa por la escalinata de Nuestra Señora de las Nieves. Al lado intuimos la presencia de los restos del viejo puente, de origen romana. El templo de San Juano San Nicolás ocupa el centro de la villa, se trata de un edificio singular sobre todo por su tipología de iglesia fortaleza. Construida en los siglos XII y XIII, todavía conserva sus características almenas, que al igual que estas piedras, fueron trasladadas desde las orillas del Miño. La distingue también la impresionante portada con un gran rosetón calado enmarcada por un arco. Desarrolla la típica puerta románica rodeada de arquivoltas y presenta una gran ornamentación con los 24 ancianos de la Apocalipsis. Se presenta en una sola nave con bóveda de cañón y un pequeño ábside semicircular. Su belleza se agranda en el interior con los retablos, las cuidadas imágenes y las pinturas góticas que conserva.
La cercana iglesia de San Pedro fue otra de las joyas que se protegió de las aguas embalsadas. Este templo, datado en el siglo X está declarado Monumento histórico artístico. Su portada principal está formada por arcos de medio punto con tres arquivoltas de baquetón.
También fueron trasladados los ejemplares más destacados de la arquitectura civil: el pazo que ahora ocupa la casa consistorial y la Casa del Conde da Maza del siglo XVI.
Estas construcciones junto con otros de los pazos de la villa, como el de Berbetoros del XVII, completan la monumentalidad de Portomarín rescatada de las aguas.
El nuevo Portomarín es un conjunto urbano en el que se supo compaginar la modernidad con la historia, para seguir siendo marco adecuado del paso de peregrinos a Compostela.
Y para convertirse en el lugar idóneo para vivir hoy. A parte de los servicios que se han desarrollado en la villa, como los turísticos, Portomarín se ha convertido en la población gallega con más espacios verdes en su casco urbano, el parque de Manuel Blas, el campo de la feria.
Por algo, el Portomarín que hoy paseamos, y que tiene mitad de su corazón escondido en el Miño, se conoce como villa Jardín.


Comparte esta página o añade un comentario en tu Facebook



Última actividad en Facebook