Mapa de recursos


Y TAMBIÉN VERDE

Añadir a digg | Añadir a technorati | Añadir a wikio | Chuza esta nova | Añadir a Menéame | Añadir a Del.icio.us | Añadir a Yahoo | Añadir a tuenti | Añadir a fresqui | Añadir a facebook | Añadir a newsvine | Añadir a stumbleUpon | Añadir a spurl | Añadir a blinklist



 

Desde las emblemáticas rúas del casco histórico, recorremos los espacios verdes de Santiago de Compostela.

La ciudad de la piedra milenaria, posee también un pulmón verde que se concreta en una larga serie de alamedas y parques, algunos de reciente creación y muy cuidados, deteniéndonos en las especies peculiares de la alameda y en las características de cada uno de los parques públicos.

 
Santiago es un puzzle de piedra en el que todas las piezas encajan. A cada calle le corresponde un cometido, la de Platerías, la del Franco, el Villar o Azabachería. Y cada plaza responde a un emblema: la de Mazarelos, la de Cervantes, la del Toural o el propio Obradoiro.
Sin duda es la ciudad de la piedra milenaria pero también el parque de los árboles centenarios. Santiago es la más verde de las urbes gallegas y no está de más decirlo, la única, hasta el momento merecedora del aprobado en cuanto a los mínimos legales de zona verde por habitante que ha establecido la Organización Mundial de la Salud.
El contacto con la naturaleza resulta tan fácil y tan próximo que en ocasiones no nos damos ni cuenta por donde avanzamos.
Santiago quiere revitalizar sus zonas verdes y buscar en ellas usos alternativos: el tradicional descanso dominical, el deporte, los paseos actividades educativas?y porque no, algún que otro escondite para ese escarceo amoroso.
Por tanto, naturaleza y cultura, figuran entre los beneficios generados por estos rincones selváticos en los entornos urbanos.
Pero hay más.
Color, sabor, sosiego y frescura.
Sonríe ante este mundo de elegancia: una combinación más que acertada de arte natural. Una muestra sencillamente del buen gusto.
Son más de 20 los parques que salpican la urbe compostelana, pero como buena ciudad gallega, su principal referente y su verdadero pulmón verde es la Alameda. Parque histórico y escenario de algunos de los capítulos más señalados de la vida de la ciudad.
Su origen se remonta al año 1546 cuando se produjo la cesión de los terrenos por parte de los Condes de Altamira.
En estos 80.000 metros cuadrados, entre las más de 50 especies existentes y las 1.300 unidades repartidas por todo el parque el rey absoluto es el carballo.
Otro de los parques catalogado como histórico es el de Bonaval, 45.000 metros cuadrados llenos de contraste: diferentes especies arbóreas, la antigua huerta de San Domingos, la carballeira, el viejo cementerio e incluso las más modernas esculturas, como ésta de Chillida.
Un parque, dirían algunos, del auténtico estilo parisino.
Siempre hay lugar para los valores artísticos y culturales y más en esta Ciudad de la Cultura. Así podemos pasearnos por el parque de la música, por Ponte Mantible, Belvís, Carmen de Abaixo, Vista Alegre.
Y también por los nuevos espacios verdes de zonas que han sido urbanizadas recientemente. El parque de Galeras o el parque de Granel son dos buenos ejemplos del empeño que la ciudad está poniendo en ampliar sus espacios naturales y acondicionarlos adecuadamente para cada edad y para todos los gustos.
Lo cierto es que el futuro de las ciudades será verde, por eso Santiago está trabajando en diferentes proyectos con el propósito de recuperar y potenciar el gusto y el respeto por la naturaleza. La idea es buena: unir todos los parques a través de una senda. La segunda fase está en ejecución y hará llegar el circuito que se inicia el Ponte Mantible hasta Carmen de Abaixo.
Cualquiera que sea la fórmula, el caso es que pronto pensaremos en ?la Compostela de los dos colores, la del negro Azabache y ahora también la del verde esmeralda.


Comparte esta página o añade un comentario en tu Facebook



Última actividad en Facebook