Mapa de recursos


VILLAS SEÑORIALES.

Añadir a digg | Añadir a technorati | Añadir a wikio | Chuza esta nova | Añadir a Menéame | Añadir a Del.icio.us | Añadir a Yahoo | Añadir a tuenti | Añadir a fresqui | Añadir a facebook | Añadir a newsvine | Añadir a stumbleUpon | Añadir a spurl | Añadir a blinklist



 

Ribadavía, Leiro, Melón, A Cañiza, Ponteareas, señoriales villas que merece la pena visitar.

Hay que madrugar para no sentir nostalgia cuando uno deja el Balneario de Arnoia, y decide conocer en profundidad las señoriales villas que son cabecera de los municipios que hoy hemos decidido visitar.

 
Hay que levantarse con el cuerpo señoritingo que nos vamos a pasear por las calles con solera de las villas de esta zona.
Con nuestras mejores galas nos acercamos a la villa conocida por su pasado muy presente judío: Ribadavia.
Siete iglesias siete guarda en su interior, porque esta fue una importante villa medieval. Tanto que entre sus muros hay un convento, el de Santo Domingo. Extramuros otro, el de San Francisco. Y estas otras maravillas.
Fue una gran centro económico, ahora es más símbolo de la cultura y la belleza arquitectónica. Este castillo nos deja muy claro por qué fue la capital del reino de Galicia.
En la época de mayor esplendor desde el siglo XI al XV los judíos llegaron a ser la población total de la villa.
Los monumentos pueblan cada calle y cada esquina, lógico que en esta villa naciese el fenómeno de las ferias medievales.
Con menos espíritu festivo, y sí más recogimiento llegamos a las villas monásticas de Leiro y Melón.
Cuando estamos recorriendo sus magníficos edificios nos damos cuenta de una coincidencia. Venimos a visitar en época de vendimia los monasterios que tuvieron durante muchos siglos la última palabra en cuanto al cultivo de la vid que se encargaron de impulsar.
La historia de Melón está totalmente ligada a la de este monasterio fundado en 1142 por la orden del cister. Se conservan algunas dependencias del claustro, y la cabecera de la iglesia con detalles interesantes. Esta iglesia románica de Santa María de Melón ha sido recientemente restaurada, y puede que todo el conjunto tome otro rumbo gracias al laboratorio de arqueología de la Universidad compostelana.
Se enfrentó ya a su destino el otro gran monasterio del Ribeiro,y venció. El Monasterio Benedictino de San Clodio es ahora un hotel de lujo. Nació en 1151 como un dinamizador de la comarca y ahora sigue contribuyendo, sólo que de otro modo.
Conserva la iglesia románica y dos claustros ya de los siglos XVI y XVII igual que la torre. Estamos muy cerca de otra gran villa, A cañiza conocida por su jamón secado en las mejores condiciones. También la nacional la convirtió en parada obligatoria. Ahora son otros sus valores.
En verano la población se duplica. De 6.900 habitantes que hay habitualmente en las 9 parroquias, se pasa a 11.000 en agosto. Los acogen 108 kilómetros cuadrados de montañas, valles y ríos. Y también dos casas de turismo rural. La de Os Reseros tiene caballos para conocer de otra manera esta zona. Para el verano está el bonito camping Carballo do Marco.
A cañiza es una villa pensada para vivir.
El polígono industrial desde 1989 ha logrado que los jóvenes de A Cañiza se puedan quedar en su tierra, incluso que vengan de otras poblaciones, ya que ha creado 400 empleos directos. Por la Autovía das Rías Baizas, A52, y a través del imponente túnel de A Paradanta llegamos a Ponteareas.
Esta autovía la ha situado en una posición privilegiada. Su crecimiento es espectacular, en todos los sentidos: nuevos centros, nuevos parques, nuevos servicios.
Pero Ponteareas no es una simple ciudad dormitorio de Vigo, porque tiene muy claro quien es, y sus valores. Para que no lo olvide el Castillo de Vilasobroso se lo recuerda desde su atalaya. El ayuntamiento de Ponteareas fue quien lo rehabilitó en hace más dos décadas aunque está en tierras de Mondariz. Le ha inyectado vida el museo comarcal que acoge. Antes de continuar merece la pena contemplar sin hacer caso del reloj, las amplias panorámicas y las sobreiras o alcornoques.
No nos queremos marchar del sur sin volver a disfrutar de la rehabilitación del Gran Hotel de Mondariz, y de las nuevas instalaciones con que nos sorprende esta meca de la sonrisa y el relax.


Comparte esta página o añade un comentario en tu Facebook



Última actividad en Facebook