Mapa de recursos


EL EMBALSE DE VELLE CREA UN MAR INTERIOR.

Añadir a digg | Añadir a technorati | Añadir a wikio | Chuza esta nova | Añadir a Menéame | Añadir a Del.icio.us | Añadir a Yahoo | Añadir a tuenti | Añadir a fresqui | Añadir a facebook | Añadir a newsvine | Añadir a stumbleUpon | Añadir a spurl | Añadir a blinklist



 

La ciudad de Ourense por fin se mira en el Miño, se vuelca hacia él.

Descubrimos los espacios verdes del mar interior que crea el embalse de Velle, donde los orensanos buscan refugio de los calores del verano. El río nos ofrece la posibilidad de disfrutar de los deportes nauticos, senderismo, centros de ocio, el aula de Naturaleza de Oira sin olvidar las augas termales, misterio de una ciudad que les encantará cuando la conozcan.

 
Ourense está sobre la tierra que una vez bañó el río Miño hace casi dos millones de años.
Están unidos irremediablemente, pero de mutuo acuerdo.
Este gigante caudaloso de 300 kilómetros convirtió a Ourense en un importante nudo de comunicación entre la Galicia del sur y la del Norte.
Desde hace una década, y tras muchos siglos juntos han llegado al mejor momento de su relación. La ciudad de Ourense por fin se mira en el Miño, se vuelca hacia él. Los ourensanos han descubierto que el discurrir de las aguas fluviales del padre Miño es la mejor banda sonora para su ciudad. Nuestro programa vivió el proyecto de restauración integral que sobre papel prometía. Cuando nuestros objetivos se posaron en lugares como la Chavasqueira supimos que podíamos esperarlo todo.
Paso a paso hemos seguido us obras, y por fin podemos traspasar las puertas del Centro de interpretación del río Miño en la zona de Oira que según el arquitecto Alvaro Varela ha de recordarnos a un barco varado esperando su reparación.
No es habitual encontrar un aula de naturaleza en un entorno tan urbano, pero tampoco lo es poder disfrutar de tanta cantidad de aves en plena ciudad.
Parece que siempre hubieran estado aquí estos paseos, estos espacios verdes, que deben la razón de su existencia a que acompañan al gran río en su manso discurrir. Son parte del día a día, parte fundamental del palpitar ourensano que reclamaba un gran lugar de esparcimiento.
El río acoge a todo el que quiera pasear con él, por eso aunque no conozca esta zona puede disfrutar de ella porque hay rutas ya marcadas.
Aún quedan muchas obras por llevar a cabo como la pasarela de Outariz, un balneario en esta zona, recuperación de márgenes entre el Puente del Milenio y el Puente viejo, o la desembocadura del Loña.
Pero esta recuperación no pretende ser sólo medioambiental si no tener en cuenta todo los aspectos relacionados con el río, desde los puentes, hasta el Salto de Velle.
El Miño también es energía.
El Miño es el corazón de Ourense, y aquí está el corazón de Unión Fenosa, donde se controlan, los 23 embalses de Galicia, incluso más allá de nuestras fronteras.
El que le da de beber a la ciudad es el embalse del Castadón.
No es el mar, ni este es su sueño, pero como se lo han pedido se ha disfrazado de mar.
Luis Canal y 6 regatistas ourensanos se han propuesto difundir las actividades nauticas en esta provincia del interior. La tarea ha resultado más fácil de los esperado.
Poco antes de la ciudad de Ourense y hasta pasado Ribadavia el Miño se interna en una fosa tectónica. Nosotros lo percibimos en los innumerables afloramientos de aguas termales que hay en Ourense. Desde Outariz, a Chavasqueira, o el Tinteiro.
En Ourense nadie echa de menos la playa.
Dentro del proyecto de recuperación integral del río Miño también se ha restaurado un molino o acea que hay en sus orillas, o Muíño da Veiga. En el Miño estos eran de rodicio vertical no horizontal, y su construcción estaba pensada para resistir las inundaciones.
Realmente ahora el Miño no se pasea sino que se vive.


Comparte esta página o añade un comentario en tu Facebook



Última actividad en Facebook