Mapa de recursos


COSTA DE CEDEIRA

Añadir a digg | Añadir a technorati | Añadir a wikio | Chuza esta nova | Añadir a Menéame | Añadir a Del.icio.us | Añadir a Yahoo | Añadir a tuenti | Añadir a fresqui | Añadir a facebook | Añadir a newsvine | Añadir a stumbleUpon | Añadir a spurl | Añadir a blinklist



 

Una de las mas hermosas rías gallegas a la que da origen el río Mestas.

Desde Esteiro hasta Punta do Sarridal, en esta ría hay arenales de extraordinaria belleza. El río Mestas provoca en su desembocadura uno de los mas bellos espacios naturales de esta zona considerado protegido. Cuando desembarcamos el Puerto de Cedeira muestra todo su tipismo.

 
La belleza de Cedeira se percibe a muchos kilómetros de distancia, desde la carretera.
No podemos esperar a llegar a Cedeira para grabar las estampas que vemos desde el coche. Dices Cedeira y se te llena la boca de mar, pero su ría es la más pequeña de las rías Altas. Sus encantos hay que saber buscarlos.
La protagonista del paisaje en la villa es la playa de la Magdalena. Es un amplio arenal, perfecto para el paseo otoñal, y que en verano es muy recomendable para los niños.
Su fisonomía está totalmente en manos de la marea, igual que el río Condomiñas, el reloj que marca el paso del tiempo para los de Cedeira, que hace que en cada momento del día el paisaje, la villa sea distinta.
Pero no se quedan aquí sus valores, porque esta playa tiene todo un sistema dunar.
Hay otra playa muy cerca de la villa la de Area Longa, anfiteatro excepcional del puerto.
Los marineros nos han prometido un paseo en barco así que subimos a la capilla de San Antonio para tomarle las medidas a la ría.
Bajamos de nuevo al puerto. Ahora sólo se ven barcos de pesca en la ría, pero durante el verano hay yates y todo tipo de embarcaciones de recreo. Todos esperan ansiosos el comienzo de las obras de un puerto deportivo que tendría aquí un perfecto emplazamiento.
Durante todo el verano Diego se encarga de acercar a tierra a los veraneantes nauticos. Y nadie mejor que él para sopesar las consecuencias de un puerto deportivo.
Se barajan tres proyectos diferentes, 288 son las plazas de amarre mínimas contempladas, y el año 2007 es la meta temporal que se pone el Club Nautico Ría de Cedeira. Comenzaron con 50 socios y ya son más de 100. Todos tiene muy claro que apuestan por el futuro de una ría maravillosa. Nos acercamos con Diego a la lonja. Está en marcha la subasta del percebe que dicen el mejor de Galicia. El motivo es que el mar bate más en esta costa, es más salvaje y el percebe se alimenta mejor.
La tecnología ha traído la calma a la lonja, porque la máquina ante la duda de quien ha apostado antes, tiene la última e imparcial palabra. No sabemos si debemos agradecerselo.
En Cedeira venden ellos su pescado, porque son fundamentalmente artes menores. La lonja está abierta desde la mañana pero alcanza su máximo movimiento a las tres y media. Los sonidos que se oyen alertan a los marineros que juegan su partida de cartas de que comienza la subasta y deben acercarse.
Aquí nos encontramos con un marinero Michigan que nos explica un poco la actividad pesquera de este puerto.
La ría es tan pequeña que no hay pesca en ella, así que hay que salir y pescar a pie de costa. Michigan captura pulpo en esta época.
Ha vivido ya otra época en la pesca, cuando había la cantilada. Es decir cuando se acercaban a la a 30 millas a la plataforma continental en este caso muy pequeña.
Afortunadamente ahora son ellos quienes nos dan lecciones a nosotros sobre desarrollo sostenible Ahora por placer nos llevan a recorrer la ría de Cedeira, pero en barco, porque esta es la mejor manera de apreciar todos sus encantos.
Hay muchas calas a las que sólo se puede acceder desde una embarcación, como las de Sonreiras, Miseñora, Cerdeiras. Todas tienen una arena muy esponjosa incluso una recibe el nombre de cala de burbujas.
Rebasamos los límites de la propia ría de Cedeira a la izquierda Punta Robaleira, y a la derecha Punta Sarridal.
Nos acercamos hasta la desembocadura del río Mestas que tan buena pareja hace con la playa de Vilarube.
En la ría reina la calma, y fuera está el mar y el viento que se lanzan contra la costa. Un remanso de paz separado tan sólo por metros de la furia.
Antes de llegar a mar abierto hay que rebasar a Punta Chirlateira, y Punta Folgoso.
Para contemplar sin ningún riesgo la zona de mar abierto de Cedeira nos acercamos pero en coche al faro de punta Candieira, desde allí contemplamos el trabajo de los marineros cedeirenses. La bajada es imponente, y hace unos meses quedó atrancado un camión durante toda la noche.
Aquí nos quedamos durante horas, hay demasiado que contemplar.


Comparte esta página o añade un comentario en tu Facebook



Última actividad en Facebook