Mapa de recursos


VIVEIRO HISTORICA

Añadir a digg | Añadir a technorati | Añadir a wikio | Chuza esta nova | Añadir a Menéame | Añadir a Del.icio.us | Añadir a Yahoo | Añadir a tuenti | Añadir a fresqui | Añadir a facebook | Añadir a newsvine | Añadir a stumbleUpon | Añadir a spurl | Añadir a blinklist



 

Por su valor histórico, la ciudad de Viveiro merece una detenida visita.

Viveiro es una ciudad turística poseedora del casco histórico mas importante del norte de Galicia, atractivos paisajes marinos y una oferta rica y variada de hermosas playas. Cuenta además con el puerto de Celeiro, la lonja de mayor movimiento del norte de Galicia. Destacan la calidad de sus servicios hoteleros y una excelente gastronomía.

 
Viveiro es historia y sobre todo mar. El puerto de Celeiro es el valor económico más importante del municipio. Por flota, capturas y transacciones comerciales está considerado uno de los mejores puertos de toda la cornisa cantábrica.
Pescados y mariscos procedentes del arrastre litoral, o de la flota de cerco, y sabrosa merluza del pincho que los de Viveiro van a buscar al Gran Sol son las maravillas que llegan a esta lonja de Celeiro ya informatizada hace algunos años.
El ocio es la otra actividad que comparte escenario con el mismo sabor marinero. Viveiro cuenta con un estupendo puerto deportivo desde 1999. Desde su creación no ha parado de crecer. Quizá sea el carácter público-municipal el éxito de esta iniciativa que en la actualidad cuenta con 6 pantalanes y hasta un total de 207 plazas para embarcaciones de recreo.
Y como buena villa costera, nos falta hablar de sus playas: Covas es la más concurrida debido a su céntrica situación. La de Area la más poética, pues ofrece mucho más que arena y agua. Celeiro, Seiramar o Sacido, disfrutan de gran tranquilidad y recogimiento por su condición de calas semiocultas. Lo ideal para hacer un guiño al mar.
Hablamos de unas cualidades naturales y turísticas que unidas a los diferentes servicios del municipio consolidan el concepto de lo que se llama calidad de vida.
Faltar no le falta de nada, pero lo que sobresale, y con diferencia, es su gastronomía independientemente de la época del año.
Por un lado el crujir de los amarres y el murmullo de un mar de lujo. Y por otro el susurro de diferentes épocas. Le dicen La Muy Noble y Muy Leal Villa a la que fue ciudad amurallada con seis vías de acceso.
Hoy se conservan tres de las puertas, la de Carlos V, que se levantó en el siglo XVI en homenaje a este emperador, es la más conocida y la carta de presentación de la villa.
La Puerta do Valado no es menos pintoresca. O la de A Vila que del S.XIII fue construida en pleno reinado de Alfonso IX de León.
La abundancia de arquitectura religiosa también es evidente en la villa. El Monasterio de Valdeflores del siglo XIV, y ocupado por las religiosas dominicas es un ejemplo. Situado en la parte alta de la ciudad, el Convento de las Concepcionistas es otra muestra. De estilo barroco, contrasta con el ábside románico de Santa María, lo que hace que sea una de las zonas más bellas del casco antiguo. En el acceso a este mismo Monasterio se encuentra la conocida gruta de Lourdes, que siendo una réplica casi exacta a la que hay en Francia, es una de las más veneradas por los viveirenses.
Ya fuera de lo que fue el recinto amurallado se encuentra la iglesia de San Francisco, fundada en el siglo XIII por los padres franciscanos. Su ábside es una de las partes más admiradas, junto con el claustro y sus retablos barrocos y renacentistas que arropan algunas de las imágenes más aclamadas en la Semana Santa.
Viveiro fue la cuna natal del poeta, político y periodista Nicomedes Pastor Díaz, que en la actualidad revive en diferentes puntos del núcleo histórico.
Y fue también cuna y lugar de reencuentro para aquellos emigrantes que se fueron a América a finales del siglo XIX.
Lo cierto es que es difícil no regresar a estas tierras de Viveiro arropadas por el alto de San Roque, bañadas por el Landro, y protegidas por la grandeza de su bosque de A Retorta.
En esta ocasión nos despedimos de Viveiro de noche. Un mundo de belleza e inigualables ambientes nocturnos duermen un día más bajo la vigilancia de una luna que los mece.


Comparte esta página o añade un comentario en tu Facebook



Última actividad en Facebook