Mapa de recursos


FOGAR DOS VERDES CASTROS

Añadir a digg | Añadir a technorati | Añadir a wikio | Chuza esta nova | Añadir a Menéame | Añadir a Del.icio.us | Añadir a Yahoo | Añadir a tuenti | Añadir a fresqui | Añadir a facebook | Añadir a newsvine | Añadir a stumbleUpon | Añadir a spurl | Añadir a blinklist



 

La riqueza histórico- artística de Campo Lameiro es inmensa.

El municipio de Campo Lameiro es una importante zona de pesca y caza, con exuberante vegetación y fértiles valles. La abundancia de petroglifos hallados en estas tierras, ha hecho que el municipio esté considerado como la Capital gallega del arte rupestre. Hay además numerosos castros, varias iglesias románicas y construcciones populares típicas gallegas.

 
El otoño ha traído al río Lérez un color diferente. Seguir su cauce nos lleva hasta Campolameiro para descubrir encantadoras estampas reflejadas en el agua. Esta área recreativa de Lodeiro es bullicioso lugar de baño en verano y tranquilo coto de pesca en meses más fríos. Situada en la parroquia de San Miguel de Campo, es testigo de la unión del Lérez con el Meneses. Este pequeño afluente esconde tan sólo unos metros más arriba varios molinos encantadores. Rehabilitados por la escuela taller de Campolameiro.
El Lérez fertiliza desde hace miles de años las tierras de este pulmón verde. Sus aguas dieron vida a civilizaciones de las que hoy apenas guardamos memoria. Tan sólo lugares como el Castro de Penalba nos recuerdan su paso por Campolameiro. Mucho más atrás en el tiempo están datados los petroglifos que han hecho famoso a este municipio y de los que hablaremos más tarde.
La riqueza histórico-artística de Campolameiro es inmensa. A lo largo de los siglos ha ido recopilando muestras de lo mejor que ha dado de sí la creatividad humana. Buen ejemplo son los múltiples cruceiros que pueblan cada rincón de su territorio.
También las iglesias y ermitas de múltiples épocas y estilos. San Miguel del Campo conserva del primitivo templo un bello ábside semicircular que data del siglo doce. Y Santa Mariña de Fragas destaca por su fachada románica.
Pero no sólo debemos hablar de la arquitectura religiosa. En el lugar de Parada nos encontramos con este estupendo conjunto de hórreos recuperados.
Campolameiro encanta también por sus pequeñas aldeas. Por las que parece no pasar el tiempo. La tranquilidad es aquí el bien más preciado. Y el más deseado por los visitantes. Por ello empiezan a surgir iniciativas de turismo rural como esta casa que tiene el evocador nombre de Meu reposo. Por ahora sólo Juan se ha decidido por el turismo rural, pero quizás su ejemplo tenga pronto continuidad.
Campolameiro cuenta también con una industria que busca aprovechar al máximo las posibilidades del municipio. Así surgen curiosas iniciativas como esta granja de avestruces que produce huevos que serán criados en Cuba. Cuentan con catorce animales y en este primer año de producción los resultados están siendo satisfactorios.
Desde hace años funciona también en Campolameiro la empresa El Nogal. Frutos secos con prestigio nacional que dan trabajo a decenas de personas.
Y por supuesto, el famoso granito negro, único en Galicia.
Empresas a las que pronto se sumarán muchas otras tras la construcción de un polígono industrial. Campolameiro espera impaciente los dos proyectos que cambiarán su futuro. Un polígono industrial y un parque arqueológico del arte rupestre que, esperan, darán un giro de ciento ochenta grados al municipio. Es el momento de prepararse y mejorar las infraestructuras. Y de recibir con los brazos abiertos a aquellos que quieran invertir en la zona.
Hasta entonces, Campolameiro seguirá siendo sobre todo un referente natural. Un lugar cargado de historia, con muchos rincones por descubrir.


Comparte esta página o añade un comentario en tu Facebook



Última actividad en Facebook