Mapa de recursos


LA CIUDAD DEL LÉREZ

Añadir a digg | Añadir a technorati | Añadir a wikio | Chuza esta nova | Añadir a Menéame | Añadir a Del.icio.us | Añadir a Yahoo | Añadir a tuenti | Añadir a fresqui | Añadir a facebook | Añadir a newsvine | Añadir a stumbleUpon | Añadir a spurl | Añadir a blinklist



 

Pontevedra debe su nombre al más viejo puente sobre el Lérez.. Pontus Veteris.

Las dimensiones de que hace gala la Ciudad de Pontevedra, permiten al visitante pasear por las cuidadas rúas con soportales para desembocar en preciosas plazas y sorprenderse con el precioso casco histórico de esta ciudad. Desde el puente del burgo recorremos el trayecto del Lérez que nos regala preciosas imágenes.

 
Pontevedra palpita, y expresa su alegría, su extroversión. Porque si la arquitectura es la expresión materializada de cómo se siente la sociedad esta es la conclusión que sacamos.
Lo que encontramos en la calles pontevedresas es fundamentalmente gente paseando, la calle ha sido conquistada por el ciudadano.
Y este centro ahora es literalmente un espacio público. Centro histórico, no casco viejo, ni casco antiguo.
Las instituciones escucharon y tomaron conciencia del valiosísimo escenario que tenían delante de ellos.
La programación cultural pontevedresa tiene una línea de trabajo fácilmente identificable, y es la recuperación de la memoria histórica. En este año celebramos el centenario de la primera grabación de la música gallega, ya hemos celebrado el año Castelao, el año sarmiento, el de Alexandre Bóveda.
Y ha vuelto a cobrar vida el elemento dinamizador del comercio en el centro histórico. El mercado de abastos se ha reincorporado al paisaje con remozada cara, con lifting de lujo de 9 millones de euros.
El mercado de abastos punto neurálgico y sentimental.
Sabemos que el viernes es el día de mayor movimiento, y allí nos encaminamos armados de un carrito y con la cartera en la mano. El murmullo de voces gritonas y alegres, el olor a pescado fresco, la intensidad de los colores, las texturas, y la energía acumulada nos envuelve y constituye el mejor desayuno posible.
Las pescantinas, y los usuarios del mercado reconocen que el mercado está más bonito que nunca, pero añaden nuevos argumentos a la eterna discusión entre arquitectura y funcionalidad. Preferían la distribución antigua de los puestos con mayor presencia de las flores, aunque la actual reforma buscaba habilitar más huecos libres. Se quejan del techo que en verano no es suficiente freno al calor y la luz, pero hay que decir antes no había techo y era un patio abierto. Nosotros preguntamos los inconvenientes para llevar a cabo esta reforma, que no se perciben a simple vista.
Con los sentidos sobreexcitados tras la vista a la frescura del mercado continuamos un particular recorrido por todos aquellos edificios pontevedreses que tras ser rehabilitados asumen nuevas funciones. Como el Pazo de Mugartegui que va a rezumar más vida que nunca, porque la denominación de Orixe Rías Baixas va a instalar en él un pequeño museo del albariño con catas incluidas.
Una nueva Casa das Campás acogerá el rectorado del campús pontevedrés.
Este palacete es ahora la sede del patronato de turismo de las rías baixas.
Además en este año Xacobeo hay que visitar el camino portugués que transita por las más hermosas calles. Va a merecer los mejores cuidados, y la obra será aprovechada para acometer el saneamiento definitivo de esta zona.
Muchas de las obras que hemos contemplado salen de la escuadra y el compás del arquitecto municipal Jesús Fole, que tiene como fuente de inspiración el enorme y valioso patrimonio de esta ciudad, comenzando por la Basílica de Santa Mariá, la iglesia de San Bartolomeu, siguiendo por las ruinas de Santo Domingo ahora museo, hasta por ejemplo detenernos en la simbólica iglesia de la Peregrina.
Ganada la batalla de la peatonalización, la siguiente es la recuperación del río. Los reos, las truchas son emigrantes retornados del Lérez, y muchos más volverán cuando se eliminen todos los vertidos urbanos, y se vaya definitivamente la industria de Ence. La ciudad de abre al río, y las calles desembocan en él sin complejos.
Tafisa se va, y en la orilla del río se va a situar la inofensiva sede de la titulación de diseño y moda. El río también acogerá en su seno la ampliación del Museo Provincial. Se abrazan por fin los dos padres de esta ciudad: el río y el centro histórico.


Comparte esta página o añade un comentario en tu Facebook



Última actividad en Facebook