Mapa de recursos


La Costa Cantábrica

Añadir a digg | Añadir a technorati | Añadir a wikio | Chuza esta nova | Añadir a Menéame | Añadir a Del.icio.us | Añadir a Yahoo | Añadir a tuenti | Añadir a fresqui | Añadir a facebook | Añadir a newsvine | Añadir a stumbleUpon | Añadir a spurl | Añadir a blinklist



 

Aunque menos afectada la costa Cantábrica vivió días de inquietud.

Resultó la Costa Cantábrica menos afectada que la Atlántica en aquellos días de finales del 2002. Pero hasta aquí llegó la marea negra en aquellos momentos de incertidumbre en que no se sabía cual podría ser el alcance del desastre.

 
Después de este recorrido por la costa gallega sacamos en conclusión que nada está por azar en la naturaleza.
¿Por qué esta costa Cantábrica se libró de la llegada masiva de chapapote? Pues porque Estaca de Bares se ocupó de mandar la mancha al interior del Cantábrico.
Cuantas heroicidades de lugares que ya nos lo habían dado todo, hemos recogido en este programa de hoy.
También estos marineros cantábricos se enfrentaron al petróleo, y salieron a su encuentro. Su nuca se heló el 6 de diciembre, llegaba la mancha.
Las zonas más afectadas fueron la bocana de la ría de Ribadeo, y las marismas del Masma, es decir la zona oriental a la que no pudo defender con tanto éxito Estaca de Bares.
Cinco meses más tarde, de nuevo el frío en la nuca, volvía el chapapote pero de vuelta del Golfo de Vizcaya, y ya muy mezclado.
El balance fue claramente positivo para esta costa comparada con su hermana atlántica: recibió una llegada moderada de fuel procedente entre otras de la gran mancha de petróleo que llegó al Mar Cantábrico y costas francesas.
Hubo que limpiar 63 playas. Tan sólo 520 toneladas de residuos impregnados frente a las 57.000 de la provincia coruñesa.
En esta zona es donde se localizaron las famosas galletas.
Pero el dictamen es ilusionante: el daño ocasionado fue de una intensidad y efectos mísnimos, o bajos sobre las condiciones ambientales presentes, dada la escasa cantidad de vertido llegada y la destrucción mínima registrada.
También en estas costas el número de aves afectadas fue menor, 1184 muertas, 305 manchadas. Son estas costas altas y expuestas, con rías de dimensiones reducidas que no superan los 8 kilómetros de longitud y que no llegan a los 15 metros de profundidad máxima, frente a los 50 de las rías Baixas.
Para conocerlas a fondo hay que comenzar por este coloso al que ya han conocido. Estaca de Bares es la punta más septentrional de Europa. Y comienza ya el espectáculo, el desparrame de formas, recovecos, mar en vena, y pura belleza. O Vicedo es parte fundamental en este obra sobre la victoria de la naturaleza frente al hombre, progreso y demás amenazas.
Nuevos y mejores capítulos en O Barqueiro, ría que sólo se podía cruzar en barco.
Imposible acordarse del reloj en este lugar verdarero como la vida misma.
En Viveiro cambia la película, más comercial, pero igualmente atractiva. A quien no le gusta pasear por una capital veraniega, con un emergente Plan de excelencia turística.
A Xove los turistas van a hacer surf. Mar polifacético que de juguete pasa a convertirse en refugio en estos puertos.
Estamos en territorio industrial también, aquí la fábrica de Alcoa, y en el vecino Cervo la de Sargadelos un símbolo.
En Cervo las leyendas sobre la sirena Maruxaina se imponen a la realidad. Dicen que reside en las islas Farallóns pero no llamó con sus cantos al chapapote hacia los acantilados como hace con los barcos. O quizás le frenó un nombre: el de península de la paz.
Otra capital veraniega, Foz, con más de 15 kilómetros de litoral costero y hasta 10 playas de blanca y finísima arena y de aguas limpias y transparentes.
Y hay todo tipo de arenales.
Este es el último tramo de la rasa Cantábrica que procedente de Francia termina en Burela. La continuidad de la rasa cantábrica se rompe aquí por la ría y por una serie de cortos ríos. Es de una gran originalidad, ya que las playas carecen siempre de dunas, y los acantilados fueron convertidos en islotes.
Esta no es una capital veraniega, si no la capital del bonito Burela así que la visita prioritaria es a la lonja. 26.500 metros cuadrados y relucientes en los que descubrimos que el bonito no es la captura más importante, entre un total de 110 especies
Pasear el mar tranquilamente es un privilegio, porque para otros no es un paisaje es su fábrica, su industria, sobre todo en Burela con su famosa costera del bonito. Por eso se lanzaron a liberarlo del abrazo mortal del hidrocarburo.
En Barreiros el mar toma forma de playa durante 8 kilómetros de finos arenales que van desde la desembocadura del río Masma hasta la playa de Las Catedrales.
Como su nombre indica un monumento ante el que los hombres hemos de postrarnos. Su secreto: hay que orar con marea baja.
Acabamos a las puertas de Asturias nuestro paseo de esperanza. Esperanza porque las banderas azules que certifican las excelentes condiciones de un arenal inundan esta costa, Barreiros goza de 5 ,Foz de 4 banderas azules, Burela 3, Foz y Ribadeo 2. El año anterior todas le habían sido retiradas por la llegada de vertidos del Prestige.
Esta costa se mantiene erguida con la elegancia de una señora, con la elegancia que empapa algunos rincones de sus villas como Viveiro, o Ribadeo.


Comparte esta página o añade un comentario en tu Facebook



Última actividad en Facebook