Mapa de recursos


Mares de Vida

Añadir a digg | Añadir a technorati | Añadir a wikio | Chuza esta nova | Añadir a Menéame | Añadir a Del.icio.us | Añadir a Yahoo | Añadir a tuenti | Añadir a fresqui | Añadir a facebook | Añadir a newsvine | Añadir a stumbleUpon | Añadir a spurl | Añadir a blinklist



 

Atlántico y Cantábrico vuelven a ser mares de vida gracias a la humana y solidaria marea que trajo esperanza.

Se han cumplido ya dos años desde aquel día en el que, el maldito "Prestige" tiñó de luto nuestra costa y nuestro mar. Dos años hace ya de aquel mes de diciembre en el que mostrábamos al mundo como estaba nuestra mar: ¡herida de muerte...!

 
Aquí nadie olvida aquella marea negra, principalmente esa gente que nació con salitre a flor de piel, los héroes del chapapote, los marineros de Galicia.
Con ellos nos proponemos volver hoy a la misma playa, al mismo acantilado y a las mismas islas que mas intensamente sufrieron aquellos días de negra sombra. .
Porque Atlántico y Cantábrico vuelven a ser dos mares de vida gracias a la humana y solidaria marea blanca -de marinos, soldados y voluntarios- , que nos trajeron la alborada de la esperanza aquellos días de tragedia. .
A todos ellos, presentes en nuestro recuerdo, queremos rendir homenaje hoy.
Dos mares. Uno Atlántico y otro Cantábrico. Dos mares de vida que se unen, solidarios, en la inmensidad del Cabo Ortegal. Dos mares que esculpen los espacios de la costa mas bella que se puedan imaginar. Mares de Galicia que nos muestran en su trayecto la gigantesca estatua de piedra salada, que emerge de los acantilados, con música de olas gritando a veces historias de muerte .
Pero que también nos envían el cántico dulce que se escucha por una caracola en la playa serena, de arena fina, tostada por el sol que no quema, de marea en marea, una y otra vez al compás de las olas. Cantábrico y Atlántico. Mares que también fueron presa de furiosos lobos negros en los días de aquel temporal de aquel negro invierno, casi olvidado .
Que así sucedió y sucede en la memoria, en la que renace otra vez la imagen de la marea blanca, devolviéndole el color de la vida a estos mares y a estas costas.
Dicen por aquí..., que por fin este invierno viene calmo, porque en el horizonte brilla otra vez el barco de la vida, que el de la muerte ya está hundido en las profundidades mas profundas.
Y los dos mares, ahora, sienten de nuevo el placer de besar una y otra vez la playa abierta, que volverá el gentío al volver el verano...; y con él, la paz de sal elemental de este espacio, cada atardecer, cuando el sol vuelve a incendiar el cielo del Fin de la Tierra.


Comparte esta página o añade un comentario en tu Facebook



Última actividad en Facebook