Mapa de recursos


El Paraíso Recuperado

Añadir a digg | Añadir a technorati | Añadir a wikio | Chuza esta nova | Añadir a Menéame | Añadir a Del.icio.us | Añadir a Yahoo | Añadir a tuenti | Añadir a fresqui | Añadir a facebook | Añadir a newsvine | Añadir a stumbleUpon | Añadir a spurl | Añadir a blinklist



 

Cabo Silleiro, Cíes y Cabo Home lucen espléndidos dos años después de aquel invierno negro.

La memoria de aquellos días de hace dos inviernos, nos devuelve la rabia a flor de piel. Fue cuando saltaron confundidas entre las olas, las lágrimas del alma, porque el paisaje atlántico mas bello se había teñido de un negro y viscoso líquido en los lugares amados, que son los de mayor encanto de este mar del sur de la Galicia marinera.

 
Sobre el chapapote aquel, estaba escrito un poema de muerte, y parecía que otra vez este sería por tiempo insufrible el ?país del llanto?.
El sol diurno, sin embargo, nos ha devuelto hoy la sonrisa tras procurar el paisaje de aquellos espacios naturales que suponen el personal paraíso de cada uno de los gallegos que habitamos el sur de Galicia. Porque vuelven a mostrar todo su esplendor natural, los lugares de ensueño de esta costa de la luz.
El acantilado de Cabo Silleiro está bañado por un mar de plata y es el mas impresionante mirador atlántico del sur gallego. Sobresale en el trayecto entre A Guarda y Baiona, bañado por la espuma blanca de las olas que se deshacen contra las rocas. Cuando la noche se funde con el día, el mar toma el color del atardecer dorado, que únicamente rompe la luz-guía del viejo faro.
Un poco mas allá marcan el horizonte las Islas Cíes guardianas de la bocana de la Ría de Vigo: emergen majestuosas y bellas sobre azules. Configuran el espacio natural mas popular de este mar. Son piedra en su cara sur y blanca arena por el norte. Las antiguas Illas Ficas hay que gozarlas recorriendo los legendarios senderos, entre viejos pinos que nacen sobre un manto verde.
Enfrente de Cíes, mas playas entre las dos agujas que marcan el principio y fin de la llamada Costa de la Vela. Son las puntas Robaleira y Subrido, y Cabo Home, a donde es posible llegar a pié desde Donón y poder tocar de cerca, la belleza mas abrupta.
Cabo Silleiro, Cíes y Cabo Home, lucen espléndidos dos años después de aquel invierno negro... Son pues el Paraíso Recuperado.


Comparte esta página o añade un comentario en tu Facebook



Última actividad en Facebook