Mapa de recursos


Ruta de Melide a Arzúa

Añadir a digg | Añadir a technorati | Añadir a wikio | Chuza esta nova | Añadir a Menéame | Añadir a Del.icio.us | Añadir a Yahoo | Añadir a tuenti | Añadir a fresqui | Añadir a facebook | Añadir a newsvine | Añadir a stumbleUpon | Añadir a spurl | Añadir a blinklist



 

Melide es, sin duda, un enclave de gran transcendencia en es Camino Francés a Compostela

En Melide el Camino Francés confluye con un ramal del Camino Norte. Continuamos el trayecto hasta la Iglesia de Santa Mariña y Boente con su bonita iglesia dedicada a Santiago Apostol .Luego nos adentraremos en Castañeda, donde se encontraban los hornos de cal para la construcción de la Catedral Compostelana. Seguimos a Arzua famosa por sus quesos y su importante industria ganadera y por último descansaremos en el albergue de Ribadiso.

 
Furelos, poco antes de alcanzar la villa de Melide, es otro conjunto con aires de época pasada, como tantos que nos hemos encontrado por el camino. El río Furelos también luce orgulloso su puente medieval, que por cierto, aparece citado en el Códice Calixtino, porque la aldea era parada previa a la próspera y mercantil villa de Melide. Antiguo como las carballeiras aún conservadas, hubo aquí un hospital de peregrinos. Sí permanece en pie el templo románico de San Xoán, remodelado en el siglo XIX.
En las afueras de la villa, iglesia nos sale al paso, a modo de despedida. Es Santa María de Melide, del siglo XII, una de las joyas del románico gallego
. El camino prosigue cruzando el regato de San Lázaro, para internarse después por el Carballal. El frescor de la arboleda es un antídoto para el cansancio, el río Raído un nuevo paso adelante para los peregrinos. El camino de Santiago en Melide es un bello tramo de unos 10 kilómetros en el que naturaleza e historia se mezclan para impregnar de recuerdos al peregrino.
Ya en el vecino concello de Arzúa. Sin apartarnos del Camino podemos visitar el templo dedicado al Apóstol Santiago, que está en Boente.
De tradición xacobea también puede presumir la aldea arzuana de A Castañeda, porque hasta sus hornos de cal traían los peregrinos las piedras que portaban desde Triacastela, muchos kilómetros atrás. Contribuían así a la construcción de la catedral de Santiago.
Si Arzúa es otra comarca famosa por sus quesos, el origen está en el ganado que pasta en sus campos. El camino es otra forma de conocer los modos de vida de los lugares que va atravesando. Un puente medieval del siglo XII y de un solo arco salva el río Iso, muy conocido por los pescadores. Cruzándolo se accede al lugar de Ribadiso, donde se hallaba un hospital de peregrinos. Hoy pueden descansar en un albergue que recuerda la tipología de las casas de la zona y es uno de los alojamientos más singulares del camino francés. Su emplazamiento junto al río contribuye a su encanto.
Aunque otros peregrinos prefieren andar un poquito más y hacer noche en el albergue que se encuentra en la villa, donde las oportunidades de ocio son mayores. Además está al lado de la histórica capilla de la Magdalena, que perteneció a un convento de agustinos del siglo XIV.
Arzúa es la última población importante en el camino antes de llegar a Compostela, pero también es un destino frecuentado por los amantes del turismo rural. Patrimonio natural, histórico y etnográfico no faltan. Rincones como el que crea el río Iso con la capilla Fontesanta son el paseo de fin de semana de muchos urbanitas. Con el encanto añadido de un manantial de aguas medicinales. Y es además, tierra de pazos, como este de Brandeso que inspiró la ?Sonata de Otoño? de Valle-Inclán. Pero el camino sigue, y a la ruta volvemos, pero eso será el inicio de otra nueva etapa.


Comparte esta página o añade un comentario en tu Facebook



Última actividad en Facebook