Mapa de recursos


Última Etapa por Tierras de Arzua y O Pino

Añadir a digg | Añadir a technorati | Añadir a wikio | Chuza esta nova | Añadir a Menéame | Añadir a Del.icio.us | Añadir a Yahoo | Añadir a tuenti | Añadir a fresqui | Añadir a facebook | Añadir a newsvine | Añadir a stumbleUpon | Añadir a spurl | Añadir a blinklist



 

Las últimas tierras que el peregrino visitará antes de llegar a Santiago.

Arzua es una villa atractiva por su entorno natural. A Castañeda es una de las parroquias mas citadas en las crónicas Xacobeas por que era donde estaban los hornos de cal para la construcción de la Catedral. En O Pino admiramos la iglesia de Lardeiros ,denominada la Catedral de la Montaña, y gran cantidad de pazos y casas solariegas, siendo el mas interesante el pazo del Marqués de Monte Sacro.

 
Arzúa y o Pino son las últimas tierras que el peregrino pisará antes de llegar a Santiago. Son las últimas piezas del engranaje que da la vida al Camino Francés.
Su entorno las hace diferentes; su extensión y su relieve aparentemente desorganizado las convierte en uno de los lugares emblemáticos de este Ruta Xacobea.
Arzúa es en el primer municipio que reparamos de camino a Compostela. Innumerables arroyos y riachuelos la bañan creando rincones de los que disfrutar como estos en el río Iso: recogidos y sobre todo tranquilos.
Muchas de esas aguas que en silencio recorren las campiñas arzuanas acaban tomando el mismo rumbo: el embalse de Portodemouros. Le llaman el mar interior, un lago que nació de la mano del hombre pero que a la vez crece al antojo de la Naturaleza.
Portodemouros se ha convertido en un magnífico lugar para la práctica de deportes al aire libre, tiene todo lo necesario para poder celebrar competiciones nacionales e internacionales como las que ya ha acogido.
Y miren ahora, a pie de embalse, tenemos una de las visiones más prácticas y también la más paisajística.
No es de extrañar que Arzúa sea una tierra rica en agricultura y en ganadería, las condiciones naturales no le faltan.
Además su clima oceánico origina siempre un paisaje verde, lleno de matices, más suaves o más intensos pero siempre los adecuados para alimentar una de las cabañas de vacuno más importantes de Galicia y dar renombre a un tipo de queso: el queso de Arzúa, que es todo un símbolo en la gastronomía de la zona.
También la carne y la miel son productos con denominación de origen en los que se debe prestar atención. Pasar Arzúa y no probar alguno de sus productos típicos, para muchos sería como llegar a Santiago y no reparar en la Catedral.
Y con esta atrevida comparación, retomamos el Camino Xacobeo, pues ha sido la revitalización de esta Ruta la que en parte ha impulsado de nuevo la economía comarcal.
La villa en sí ha renovado su fisonomía, adquiriendo un aspecto alegre y moderno. En conjunto, la riqueza de todo el entorno es fácil de apreciar y en consecuencia no es de extrañar que en los alrededores se vayan dispersando algunas joyas bien lustrosas del Turismo rural como la Casa de A Painza o la de Sedor.
Pero si continuamos acortando la distancia que nos separa de Santiago de Compostela nos daremos cuenta de que el sector del Turismo Rural está en auge en toda la comarca, también en el municipio de O Pino. La prueba está en este hermoso molino restaurado y adaptado a las necesidades turísticas actuales.
Belleza, comodidad, descanso y espacios abiertos y tranquilos. Seguro que por las noches más de uno duerme con el continuo serpentear de las aguas del Mera.
También de su carácter periférico de Santiago debe venir la gran cantidad de pazos residenciales que engalonan el municipio, dándole ese toque de distinción, como éste del Marqués de Monte Sacro. Pero el toque de grandeza lo pone esta iglesia, la de Lardeiros, a la que los vecinos llaman Catedral de la Mpntaña. Hay que decir que el término Montaña tiene un sentido peculiar en Galicia, diferente a lo que se entiende en castellano por montaña. Pues el relieve aquí es suave y ondulado, sin fuertes contrastes. Es decir, las condiciones idóneas, al igual que en el Municipio vecino de Arzúa, para el desarrollo de una buena agricultura y ganadería. Esto lo saben sus habitantes y lo aprovechan, la mayor parte de la población actual de O Pino vive del campo. La cría de vacuno y la agricultura comercial y de autoconsumo cuidan de que a sus casi 7.000 vecinos no les falte de nada.
Ni el ocio. Si con agua, regatos y riachuelos empezamos nuestro recorrido, con río, descanso y placer lo acabamos. El Tambre a la altura de este municipio, se vuelve caprichoso y se recoge inteligentemente haciendo posible esta playa fluvial, para el baño en e verano y para la buena pesca el resto de los ciclos estacionales.


Comparte esta página o añade un comentario en tu Facebook



Última actividad en Facebook