Mapa de recursos


UNA TIERRA ÚNICA

Añadir a digg | Añadir a technorati | Añadir a wikio | Chuza esta nova | Añadir a Menéame | Añadir a Del.icio.us | Añadir a Yahoo | Añadir a tuenti | Añadir a fresqui | Añadir a facebook | Añadir a newsvine | Añadir a stumbleUpon | Añadir a spurl | Añadir a blinklist



 

El Camino de la concordia.

Los más jóvenes han sido, si duda, los que mas intensamente han vivido la gran fiesta de este 2004 que acaba de finalizar y que ha tenido como lema común Galicia con el Mundo y el Mundo con Galicia. Hemos podido convivir con artistas y gentes de todos los continentes siguiendo los principios del Camino de la Concordia, el Camino de Santiago.

 
Es la gaita el instrumento común y el folk la música de nuestra raíz.
Pero dos mares abren el horizonte de la cultura a cinco continentes, que esta es tierra habitada por hombres que han preferido llamarse Simbad y por cuyas venas corre sangre salada.
Y hasta aquí conducen siete caminos, por los que llegan gentes de toda raza y condición; caminos que son desde ahora los de la Concordia.
Sí. La gaita es la raíz profunda y el sonido que nos distingue. El mar, nos une a todos los mundos. Y por los siete caminos, entre ríos y valles, se respira el aire de dos mil años de mil culturas diferentes.
Así es el Territorio galaico que la vista alcanza desde los montes de Trevinca, O Courel o Ancares. O desde los castros, que envuelven en su círculo mágico relatos que se confunden entre la historia y la leyenda. Galicia es un paisaje de cumbres suaves y valles profundos, organizado en torno a mil ríos y a un millón de regatos, en los que se bebe agua pura y saludable, que son motivo esencial de la expresividad cromática del invierno.
Galicia es también paisaje marinero, una gigantesca estatua de piedra salada que el mar esculpe en los acantilados y música de olas que braman -a veces historias de muerte- y otras, cánticos dulces de sirena, cuando se deshacen en la playa de arena tostada, que aquí el sol nunca quema.
El agua es aquí quien mueve el paisaje admirado. Y el valle la saborea, sorbo a sorbo, cuando atraviesa los caminos para crear la obra perfecta. Redescubre en cada tramo un nuevo rastro, dejando su huella entre árboles de impredecibles raíces milenarias.
Por este paisaje transcurren los siete caminos que llevan al peregrino a Compostela, la mas universal de las siete ciudades de esta Galicia del nuevo Milenio.
Caminos que atraviesan mil pequeñas aldeas y cientos de agradables villas, lugares prolijamente humanizados con plena naturalidad.
A estas villas, con los primeros calores, también vuelve la fiesta interminable en forma de alborada, de concierto, de verbena popular en una auténtica fusión de los mas diferentes estilos musicales del planeta.
Galicia invita así a vivir sensaciones únicas bajo un cielo casi siempre estrellado, cada noche, cada verano:
Convivencia, pasión joven, atardeceres, noches, amaneceres.
Y como techo, la bóveda celeste que envuelve el paisaje del éxtasis.
En el 2005, tendrá que volver a Galicia... Una tierra única.


Comparte esta página o añade un comentario en tu Facebook



Última actividad en Facebook