Mapa de recursos


La música, una Industria

Añadir a digg | Añadir a technorati | Añadir a wikio | Chuza esta nova | Añadir a Menéame | Añadir a Del.icio.us | Añadir a Yahoo | Añadir a tuenti | Añadir a fresqui | Añadir a facebook | Añadir a newsvine | Añadir a stumbleUpon | Añadir a spurl | Añadir a blinklist



 

La evolución de la industria musical en Galicia ha ido de la nada al infinito.

Hace veinte años, artistas, músicos y representantes dependían de Madrid para grabar discos, contratar escenarios y demás elementos de producción, incluso para tener un representante o manager capaz de situar sus trabajos en el mercado español.

 
Aunque cuando leemos música galega se refiere tan sólo al folk, en Galicia también hay tecno, rock y hip-hop. Humanoid, o Streoceano hacen música tecno reconocida en toda España desde esta esquina occidental, pero no en gallego. Aunque a estas alturas surge la duda, o la necesidad, de diferenciar entre música de raíces en la música gallega o cantada en gallega, y la música que procede de músicos gallegos. La respuesta nos la podrían dar en la Asociación de músicos en lingua galega. De que no haya un epígrafe de rock gallego muchos grupos culpan a los medios de comunicación que no les dan la suficiente difusión.
Otro motivo puede ser que no han calado entre el público, o que no tienen el inestimable apoyo de los festivales folk. El boom de la música de raíces folk comenzó en el año 1996, cuando público, músicos e incluso administración sintonizaron claramente en la misma línea.
Actualmente estamos viviendo la resaca de aquella fiesta. ¿Han estado y están a esa altura las discográficas?. ¿Necesitan madurar o que se crea un poco más en este sector cultural?. Podemos dar nombres de discográficas: Ruada, Doblón, Edigal, Fonomusic, Sons Galiza, Arteficción, Boa, Zouma. En jazz hace poco que ha nacido la primera: Xingra. Ya no dependen de Madrid para funcionar, y han permitido que muchos grupos gallegos tampoco lo tengan que hacer. Pero de ellas, no todas trabajan con regularidad; no todas son capaces de gestionar la edición, distribución, promoción y producción de sus discos. Y de nuevo recordamos que siempre los primeros en la lista para entrar a grabar, los grupos folk. Sí que son llamativas las cifras de crecimiento en número y calidad de los estudios de grabación.
La difusión y la creación se han vuelto domésticas no elitistas, y, más que nunca, la autoedición es una posibilidad. Las discográficas nacionales de todos modos continúan siendo parte del panorama y apuestan por el fenómeno desde hace ya años como BMG ARIOLA, aunque el fenómeno definitivo se ha gestionado desde Galicia.
Las instituciones tratan de no quedarse atrás y promueven conciertos e instituciones como el IGAEM encargado de la potenciación y difusión de nuestra música. Pero en un escenario gallego no sólo se suben artistas de aquí, si no que varias empresas como Simon Music, o Bulldog intentan que gente como los Rolling Stones o Dire Straits, no se queden sin visitar el noroeste, ni nosotros nos quedemos sin conocerlos.
Los Festivales son casi propiedad del folk, el verano sólo escucha gaitas, aunque poco a poco, festivales como el de Palas de Rei o el de Vilagarcía tratan de poner otra sintonía. Hay otro público, el que le gusta la música para bailar y los éxitos reconocibles. Son muchos los que apuestan por esto, lo dicen las cifras que cobran las orquestas por cada concierto. Los precursores fueron los Satélites y Sintonía de Vigo, y ahora son más de 200 las que viven en el asfalto en verano.
La música en Galicia siempre ha sido importante en sus diferentes versiones, por eso somos junto con Valencia la potencia en cuanto a bandas de música, y por eso también facturamos más de 25.000 millones de las antiguas pesetas por año.


Comparte esta página o añade un comentario en tu Facebook



Última actividad en Facebook