Mapa de recursos


LOS MONASTERIOS

Añadir a digg | Añadir a technorati | Añadir a wikio | Chuza esta nova | Añadir a Menéame | Añadir a Del.icio.us | Añadir a Yahoo | Añadir a tuenti | Añadir a fresqui | Añadir a facebook | Añadir a newsvine | Añadir a stumbleUpon | Añadir a spurl | Añadir a blinklist



 

La Ribeira Sagrada del Sil fue tierra de monjes

A ellos, a los monjes que se asentaron en las riberas del gran río, debemos los gallegos los cultivos y medios de vida mas esplendorosos de nuestro presente, y la creación, hace varios siglos, de los mas impresionantes espacios religiosos.

 
Dicen que las riberas del río son sagradas, porque en ellas, las órdenes religiosas más importantes de la época, crearon la mayor concentración de monasterios y cenobios de toda la Iberia.
Alguno, como el de San Pedro de Esgos, es tan antiguo como la propia cristiandad gallega, y creció de la Tierra con el apoyo inverosímil de la piedra cósmica, de ahí su nombre nuevo, San Pedro de Rocas.
Otros, como Santa Cristina, fueron el mejor refugio contra guerreros árabes y vikingos, invasores de las tierras de Parada de Sil, en donde los romanos habían encontrado el oro de la codicia.
También hay aquí monasterios de montaña, como el de los monjes bernardos, principal señal de identidad de las tierras de Espadañedo desde el siglo XII. Y monasterios de ladera, como este, de Santo Estebo de Ribas de Sil, que nació incrustado en la pendiente del viejo bosque de castaños, contemplando con serenidad el agua mansa.
Nombres sagrados de la Ribeira del Sil, el río que remueve el paisaje admirado, por enrevesado camino de agua entre amplias paredes de piedra.
El Sil, creador de la obra perfecta.


Comparte esta página o añade un comentario en tu Facebook



Última actividad en Facebook