Mapa de recursos


Aranga, Paisaje con Encanto

Añadir a digg | Añadir a technorati | Añadir a wikio | Chuza esta nova | Añadir a Menéame | Añadir a Del.icio.us | Añadir a Yahoo | Añadir a tuenti | Añadir a fresqui | Añadir a facebook | Añadir a newsvine | Añadir a stumbleUpon | Añadir a spurl | Añadir a blinklist



 

Siguiendo el curso del Mandeo llegamos a este pequeño y hermoso ayuntamiento.

Entre a Terra Chá y As Mariñas se escribe la historia de Aranga. El municipio de Aranga, se abre en un espacio natural de gran frondosidad y hermosura por el que se pueden hacer agradables excursiones en contacto con la naturaleza.

 
Aranga se constituye como ayuntamiento en 1836, aunque su existencia se remonta a un siglo antes, cuando pertenecía a la provincia de Betanzos, una de las siete unidades que conformaban por aquel entonces el Antiguo Reino de Galicia.
Aranga deriva, según los estudios realizados, de la forma preindoeuropea ?ara-, la raíz que define un relieve caracterizado por un valle encajado a las riberas de un río. En este caso, sin duda, se refiere al río Mandeo.
Pero Aranga tiene más historia, de ésa que se alimenta de cuentos encantados. Dicen algunos historiadores que en los Montes do Gato, edificó una fortaleza el rey suevo Teodomiro, en el siglo V.
Y en algunos libros se habla de los restos de un castillo del siglo X perteneciente a los condes de Présaras, don Hermenegildo y su esposa, la infanta doña Paterna, los fieles fundadores del Monasterio de Sobrado.
Existen en el municipio rutas que dejan a la libre imaginación la interpretación de esas viejas historias, pero que cuidan convenientemente el conocimiento de la naturaleza que al fin y al cabo es su mayor riqueza y su mejor virtud. Rutas en las que sin duda aprender es fácil.
Las leyendas y las antiguas creencias se avivan en esta fuente que llaman de la Milagrosa Santa Cruz, datada en 1773 y de la que como ya le hemos contado según una secular tradición tiene el poder de ahuyentar los insectos y alimañas. Continuando el recorrido por el patrimonio del municipio la edificación más importante es la iglesia parroquial de San Paio; que del siglo XVII y de estilo barroco, fue construida por los influyentes monjes de Sobrado.
Presenta planta de cruz latina, con tres naves y grandes dimensiones. Su torre tiene tres cuerpos, el primero alcanza la misma altura que la iglesia, el segundo aloja las campanas y el tercero, octogonal, remata en el típico capulín barroco. En Cambás se encuentra la ermita de San Victorio. Perdida en lo alto de la sierra, esta capilla debió construirse con el propósito de cristianizar todo el territorio colindante.
La entrada a la capitalidad del municipio, se hace desde siempre a través de este puente, del siglo XVII, una buena mampostería de granito que seguro sustituyó un antiguo paso de madera.
Pero fue el puente viejo de A Castellana, sobre el Mandeo, por el que pasaba el viejo camino real de Coruña a Lugo. Es una construcción del siglo XVI, posteriormente reformada, y olvidada quizás al mismo tiempo. Pues esta obra de sillería, fue sustituida primero por la N-VI y posteriormente por la Autovía A6.
En Aranga el territorio es eminentemente rural; suelo forestal, prados y pastos. Esto se resuelve con una fuerte dispersión poblacional. El número de habitantes ha ido decreciendo a lo largo del siglo XX. Sin embargo esta tendencia podría invertirse, debido fundamentalmente a la buena red de comunicaciones y a la iniciativa industrial que se está llevando a cabo en uno de sus dos principales núcleos de población.
Pero decíamos que el principal atractivo del municipio es el que proporciona su paisaje montañoso.
Atalayas naturales como O Pousadoiro o Monte da Fragachá, ofrecen espectaculares panorámicas de las frondosas fragas que se dibujan a lo largo de los cursos fluviales. Sin duda un paisaje de excepcional belleza, en el que subsisten en delicado equilibrio multitud de especies que dejan adivinar la frondosidad de este bosque de ensueño. La belleza de un entorno bucólico, definido por la extensa vegetación y por los suaves remansos del Camba y del Mandeo. La mejor poesía escrita en medio de dos aguas
La vegetación trata de infiltrarse entre sus líneas, por entre las piedras, donde ambos ríos se recrean antes de seguir su curso.


Comparte esta página o añade un comentario en tu Facebook



Última actividad en Facebook