Mapa de recursos


TRASMIRAS, LA TIERRA LLANA

Añadir a digg | Añadir a technorati | Añadir a wikio | Chuza esta nova | Añadir a Menéame | Añadir a Del.icio.us | Añadir a Yahoo | Añadir a tuenti | Añadir a fresqui | Añadir a facebook | Añadir a newsvine | Añadir a stumbleUpon | Añadir a spurl | Añadir a blinklist



 

Una llanura eminentemente agrícola configura el pueblo límico de Trasmirás.

El río Limia riega parte del municipio y el Trasmiras y Faramontaos, son las otras cuencas fluviales importantes. Existen en el municipio, bellas muestras del románico rural como la iglesia de San Martiño de Abavides e interesantes elementos etnográficos. Pero el verdadero atractivo del municipio reside en sus espacios naturales.

 
Estas tierras han estado siempre ligadas a la historia de la Limia, Así la tribu que sutilmente las habitó era la de los Límicos. Un pueblo que posteriormente, como la mayor parte de nuestro territorio, sufrió la romanización. El actual Trasmiras, en esa época estaba bajo la influencia del Forum Limucorum, el centro neurálgico de las antiguas cívitas, destinado a polarizar la vida política, administrativa y económica de la población de su amplio territorio.
Dando ya un importante salto en el tiempo, su extensión perteneció al Conde de Monterrey. Menos la que estamos viendo, que estaba bajo la influencia del señorío del Conde de Lemos.
Y es en esta parroquia donde encontramos los primeros sellos de identidad. La iglesia de San Martiño de Abavides es una de las más visitadas del municipio.
Además recientemente se ha restaurado su retablo, recuperando así, lo que en su día fue su aspecto inicial.
Al pie de la iglesia se alza un hermoso cruceiro, que perfectamente conservado transmite todavía sensaciones a través de la piedra bien perfilada.
Son unas de las mejores muestras, de la clara representación del románico rural que se mantiene dentro del patrimonio histórico artístico que posee Trasmiras. Cada pieza tiene su peculiaridad, como la iglesia de Zos, que cuenta con una portada intensamente trabajada.
Otra interesante construcción del románico es esta ermita que preside el alto de la parroquia de Vilar de Rey. Protagonista, junto a su Virgen, los días de romería, también es referencia para los senderistas que ponen punto y final a sus rutas en este pequeño atrio.
Se trata de la zona de las Estivadas, sin duda, un suculento plato de la mejor geografía, la espina dorsal de un territorio y la responsable de un definido modo de vida.
Aquí a media altura nos recibe el pueblo de O Castelo, un pueblo pintoresco, como esos que conservan el encanto del pasado escrito en piedra. Donde además se respiran los pasos del ayer y mismo los pequeños detalles y las ligeras gotas de agua son los que cuentan el paso del tiempo.
Pero Trasmiras también vive en el presente, un presente actual y dinámico. Este municipio cuenta con muy buenas instalaciones para el ocio, el relax y el buen vivir en cualquier estación del año.
Y si lo que buscas es descubrir hermosos y asombrosos paisajes, uno puede recorrer el pueblo que fue límico y llegar a lugares como estos donde la naturaleza reina y donde se puede definir hasta nuestro propio estado anímico.
Son tres las cuencas fluviales las que se encargan de regar Trasmiras:
El Faramontaos, que juega a ser la línea divisoria con las tierras de Xinzo. El Trasmiras, que con su nombre hace los honores al municipio.
Y el Limia, donde prevalece el Olvido, hermano, en esta ocasión, de nuestra memoria, ésa que permitirá que las postales más impactantes de Trasmiras pervivan en nuestro recuerdo.


Comparte esta página o añade un comentario en tu Facebook



Última actividad en Facebook