Mapa de recursos


OS BLANCOS, EL ENCANTO NATURAL.

Añadir a digg | Añadir a technorati | Añadir a wikio | Chuza esta nova | Añadir a Menéame | Añadir a Del.icio.us | Añadir a Yahoo | Añadir a tuenti | Añadir a fresqui | Añadir a facebook | Añadir a newsvine | Añadir a stumbleUpon | Añadir a spurl | Añadir a blinklist



 

Un lugar ideal para los apasionados de la naturaleza.

La historia de Os Blancos está ligada con el castillo de Monterrey, cuyo poder llegaba hasta el Portugal vecino. Desde la tierra llana de los pueblos límicos ascenderemos a las primeras montañas. El entorno natural es el principal valor de este territorio y es recomendable encaramarse a los Penedos da Raiña, su mejor espacio.

 
Quizás su nombre tenga algo que ver con las grandes nevadas que cayeron aquí en su día, y que todavía, tímidamente vuelven de vez en cuando. Quizás tiene que ver con los equilibrios que estos copos hacen en cada rama y en cada hoja que, amablemente, se prestan para la ocasión.
O simplemente, tal vez su nombre es un pequeño homenaje a estas nubes de algodón.
Lo cierto es que Os Blancos tiene poca historia, y toda relacionada con elCastillo de Monterrey, cuyo poder llegaba, por aquel entonces, al mismo Portugal. Y relacionada también con la famosa Casa de Alba, de la que algunas parroquias de este municipio eran tributarias.
Os Blancos no tiene un patrimonio monumental muy abundante, pero queda lo suficientemente representado con edificaciones como el Pazo de Arroxo. Recientemente restaurada, esta construcción destaca por su galante Torre y por este escudo de Armas.
La antiquísima necrópolis de Ouvigo es otra de las escasas pero valiosas joyas del municipio, con un indudable interés histórico. Dicen que tiene su origen en la época paleocristiana.
Y por supuesto por la iglesia parroquial de San Breixo dos Blancos, otra de las piezas más apreciadas y que preside con firmeza la entrada a la capitalidad municipal.
Lo que sí llena sus casi 50 kilómetros cuadrados, y consecuentemente sus 7 parroquias, son historias y grandes leyendas, ambas adornadas con el mejor paisaje encantado.
La primera que nos han contado es la Historia do Penedo do Sacrificio. Un lugar alejado, donde se decapitaba a aquellos personajes que resultaban conflictivos y problemáticos.
La siguiente historia con la que nos encontramos si avanzamos en nuestra ruta hasta las cumbres, es la de A Raíña da Loba, ésta con más matices propios del mundo mítico. Esta leyenda nos cuenta la historia de un ser, medio mujer y medio loba, a la que los vecinos de los pueblos de los alrededores le tenían que llevar comida y otros enseres, a cambio de una vida sin sobresaltos.
Sin apenas darnos cuenta estamos paseando ya por éstas que son las tierras altas del sur Ourensano.
Peña Loba, Axorita?o vistas que como éstas, son de impresión.
Unas vistas que se extienden desde ese macizo rocoso que le da la mano al techo de Galicia, hasta allí donde el paisaje se confunde con las llanuras de la Limia y de Monterrey.
No cabe la menor duda de que aquí se disfruta del contacto directo con el entorno natural. Un decorado que nada tiene que ver con el minimalismo, pero que a su vez nos deleita con la pureza más originaria.
Al menos esa es la sensación que tenemos al acercarnos a la cuna del río Eiroa un río que otros llaman Mouril, y que desciende recorriendo todo el municipio creando rincones donde no existe más sobresalto que el de la propia agua.
Un recorrido tranquilo y agradecido que llega a las mismas puertas de Xinzo, para entregarse sin excusa al que llaman Olvidado Limia.


Comparte esta página o añade un comentario en tu Facebook



Última actividad en Facebook